Bukowski contra Shakespeare y otras broncas de escritores

Por: Mari Luz Peinado /http://blogs.elpais.com/verne

Shakespeare es ilegible y está sobrevalorado. Pero la gente no quiere escuchar esto. Uno no puede atacar templos. Ha sido fijado a lo largo de los siglos. Uno puede decir que tal es un pésimo actor, pero no puede decir que Shakespeare es mierda. Cuando algo dura mucho tiempo, los snobs empiezan a aferrarse a él, como ventosas. Cuando los snobs sienten que algo es seguro, se aferran. Pero si les decís la verdad, se ponen salvajes. No pueden soportarlo. Es atacar su propio proceso de pensamiento. Me desagradan.

CHARLES BUKOWSKI, entrevistado para la revistaInterview por Sean Penn en 1987. Traducción de Página12.

Las peleas también son para los intelectuales. A veces son peleas a golpe limpio como la de cualquiera- como el puñetazo de Vargas Llosa a García Márquez – pero la mayoría de las ocasiones se trata de golpes con lo que mejor saben usar, las palabras. Desde 2009, las mejores broncas entre escritores se pueden encontrar en el blog Neorrabioso, tras el que se esconde un poeta que se hace llamar Batania. En cinco años ha recopilado más de 600 polémicas entre literatos desde la enemistad más clásica de las letras – la de Quevedo contra Góngora (con diecisiete entregas recogidas) – hasta los escritores contemporáneos.

Fotopost 2

Javier Marías, Vargas Llosa y Pérez Reverte, en una imagen de 2008. FOTO: Pablo Hojas

La lista de enfrentamientos tiene un nombre: troyas literarias. “Viene de la expresión “aquí se armó la de Troya”, cuenta Batania, que, además de escribir versos, trabaja como conserje nocturno. “Elegi ese empleo porque me permite leer toneladas de libros”. De esas lecturas, a las que ha dedicado cientos de horas nocturnas, sale su blog con las polémicas pero también con otras cientos de anécdotas que tienen que ver con los libros. “Tengo otra sección, Arcadia literaria, donde recojo los elogios que se dirigen unos escritores a otros, pero es menos interesante porque el elogio es más barato, no mancha y, no sé por qué, se hace con menos talento. Las troyas son más verdad y algunas, como las de Quevedo, Góngora o Juan Ramón Jiménez, son verdaderas piezas literarias que están al nivel de lo mejor de su obra”, explica.

La recopilación se nutre, sobre todo, de autobiografías, diarios y entrevistas a los autores. “Si ves que Bolaño se ha metido con Isabel Allende o con Pérez-Reverte, has de buscar en Pérez Reverte porque probablemente le haya devuelto la crítica, como realmente ocurrió. Por otra parte, se ha convertido en un vicio porque aunque algunas consisten en simples insultos o faltas de respeto, otras están muy bien fundamentadas y son buenos ejercicios de crítica”. En efecto, hay pocos insultos directos y muchas metáforas.

Echando un vistazo a la lista, parece que entre los más polémicos están Quevedo, Pío Baroja, Juan Ramón Jiménez, Borges, Umbral y Bolaño. “Son los que más aparecen en mis troyas. El más cobarde era Baroja, que esperaba a que se murieran para meterse con ellos. Los más criticados son Lorca, Neruda, Cela, Vargas Llosa y García Márquez. Aunque el “caso Cela” trasciende casi siempre lo literario”, cuenta. Aunque, para él, la madre de todas las batallas es la de Pablo De Rokha y Pablo Neruda. “De Rokha escribió un libro entero contra Neruda, el titulado Neruda y yo, creo que ese es el récord de animadversión que ha existido nunca en la literatura, por encima de la rivalidad Quevedo vs Góngora”.

Ha sido difícil, pero de entre las más de 600 polémicas, entre el autor yVerne hemos elegido las siguientes. Como decía Astrud, “tanta metáfora y tan poca vergüenza”: 

Eduardo Mendoza contra Kafka

“¿Cuántos han leído El Castillo, El Proceso o La Metamorfosis? Muy pocos levantarían la mano. ¿Por qué Kafka era mal escritor? Pues porque no tenía sentido de la narración. Empezaba El Proceso diciendo: “A Joseph K. lo condenaron y no sabía por qué´. Hombre, así no se empieza un libro; así se acaba”.

EDUARDO MENDOZA: “Kafka era un mal escritor; y él lo sabía”, Aviondepapel.tv, 7 de mayo de 2009

Pablo de Rokha contra Pablo Neruda

Toda su obra es plagio total, hasta los títulos: del Canto Secular, de Horacio él “asimila” el Canto General, del poeta argentino Luis Enrique Ramponi saquea Macchu-Picchu plagiándola y copiándole a La Piedra Infinita; copia a Tagore y a Carlos Sabat Ercasty en los 20 Poemas y El Hondero Entusiasta, a Baudelaire, Rimbaud, Chenneviere y saqueándome fabrica, pre-fabrica, contra-fabrica el ágape nupcial de su poética en retórica pálida; me imita la épica social en versos de asno, y los endecasílabos de gran pacotillero que De Luigi le advierte, cortados en pingajos, son plagios de plagiario y son plagios plagiados o copiados con vil intención de comercio.

PABLO DE ROKHA, Obras inéditas, LOM ediciones, Santiago de Chile, 1999, págs. 213 y 214

Montaigne contra Cicerón

Su manera de escribir me parece pesada, lo mismo que cualquiera otra que se la asemeje: sus prefacios, definiciones, divisiones y etimologías consumen la mayor parte de su obra, y la médula, lo que hay de vivo y provechoso, queda ahogado por aprestos tan dilatados… Para mí, que no trato de aumentar mi elocuencia ni mi saber, tales procedimientos lógicos y aristotélicos son inadecuados; yo quiero que se entre desde luego en materia, sin rodeos ni circunloquios… Lo que yo busco son razones firmes y sólidas que me enseñen desde luego a sostener mi fortaleza, no sutilezas gramaticales; la ingeniosa contextura de palabras y argumentaciones para nada me sirve. Quiero razonamientos que descarguen desde luego sobre lo más difícil de la duda; los de Cicerón languidecen alrededor del asunto: son útiles para la discusión, el foro o el púlpito, donde nos queda el tiempo necesario para dormitar y dar un cuarto de hora después de comenzada la oración con el hilo del discurso. Así se habla a los jueces, cuya voluntad quiere ganarse con razón o sin ella, a los niños y al vulgo, ante quienes todo debe explanarse con objeto de ver lo que produce mayor efecto.

MICHEL DE MONTAIGNE, Ensayos, Biblioteca Virtual Cervantes, edición de Constantino Román y Salamero.

Javier Marías contra Camilo José Cela

Recuerdo que cuando José Luis Garci obtuvo el Oscar, un periódico nacional minimizó el hecho o incluso lo criticó. Estaba en su derecho, ya que ese diario no hace profesión de españolismo a ultranza ni cae de hinojos cada vez que un compatriota triunfa en el extranjero en cualquier campo, sino que tiende a ponderar la posible justicia y merecimiento de ese triunfo, independientemente de su nacionalidad. Y yo mismo, cuando nuestro actual premio Nobel recibió el premio Nobel que lo ha convertido en premio Nobel, declaré que me parecía la peor noticia posible para la literatura española, ya que suponía la entronización anacrónica de la novela más folklórica, castiza y rancia, contra cuya dictadura los escritores más jóvenes veníamos luchando hacía tiempo. El señor Premio no ha perdonado la osadía de esos novelistas jóvenes que ya no lo somos, necesitado como parece el buen hombre de perpetua unanimidad en la adulación, lo cual hace pensar que tampoco anda muy seguro de su valor. Pero yo no soy nada patriotero, ni siquiera patriótico, y me trae sin cuidado que quien gane algo sea español si a mí me parece una patata el sujeto en cuestión.

JAVIER MARÍAS, Protoespañoles y antiespañoles, El Semanal, 4 de agosto de 1996, recogido en Mano de sombra, Alfaguara, Madrid, 1997
 

Arturo Pérez Reverte contra Roberto Bolaño

Comentaba esto con Javier Marías, como digo, mientras despachábamos sendos filetes empanados. No solemos hablar de literatura propia ni ajena, pero esa noche íbamos por ahí. Yo mencioné a Roberto Bolaño. Como ya dije alguna vez en público, es un autor que me parecía -a mí, no a Javier- increíblemente avinagrado y aburrido cuando estaba vivo, y me lo sigue pareciendo muerto. Lo de avinagrado se explica porque en vida nadie le hizo caso ni compró sus libros; eso lo malhumoró mucho y solía meterse con otros autores como si ellos tuvieran la culpa. El caso es que, con el filete empanado a medias, puse a Bolaño como ejemplo. Aparte de que a mí me guste o no, dije, tiene guasa el asunto. Lees algunas columnas de animadores culturales españoles y resulta que Bolaño es imprescindible. Eso, casualmente, ahora que su agente literario le ha montado una bestial promoción post mortem nulla voluptas en Estados Unidos. Podían haberlo dicho cuando estaba vivo y sin agente, digo yo. Ayudándolo a vender más libros y a tener menos mala leche.

ARTURO PÉREZ-REVERTE, Cuando éramos honrados mercenarios, Alfaguara, Madrid, 2009, págs. 584 y 585

 Quevedo contra Góngora (XIV)

CONTRA EL MISMO

¿Qué captas, noturnal, en tus canciones,
Góngora bobo, con crepusculallas,
si cuando anhelas más garcibolallas
las reptilizas más y subterpones?

Microcosmote Dios de inquiridiones,
y quieres te investiguen por medallas
como priscos, estigmas o antiguallas,
por desitinerar vates tirones.

Tu forasteridad es tan eximia,
que te ha de detractar el que te rumia,
pues ructas viscerable cacoquimia

farmacofolorando como numia,
si estomacabundancia das tan nimia,
metamorfoseando el arcadumia.

FRANCISCO DE QUEVEDO, Obra poética III (Parte I), Biblioteca clásica Castalia, Madrid, 2001, pág. 245

Juan Ramón Jiménez contra García Lorca

Lorca tiene valor y originalidad, pero no está hecho. Sus romances tienen trozos buenos, pero son abiertos, deshechos, inconsecuentes. Creo que los amigos de Lorca hacen mal en exaltarlo de ese modo, porque con ello no hacen sino contribuir a su desmoralización y abandono.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ, Estética y ética estética, Obras selectas I, RBA – Instituto Cervantes, Barcelona, 2005, pág. 703

Buñuel y Dalí contra Juan Ramón Jiménez

Nuestro distinguido amigo:

Nos creemos en el deber de decirle -sí, desinteresadamente- que su obra nos repugna profundamente por inmoral, por histérica, por arbitraria.

Especialmente: ¡¡MERDE!! para su Platero y yo, para su fácil y malintencionado Platero y yo, el burro menos burro, el burro más odioso con el que nos hemos tropezado.

        ¡MIERDA!                            Luis Buñuel
        Sinceramente                   Salvador Dalí

Carta de LUIS BUÑUEL y SALVADOR DALÍ a JUAN RAMÓN JIMÉNEZ, en Antología de la poesía surrealista, prólogo de Ángel Pariente, Júcar, Barcelona, 1985, pág. 29

Juan Manuel de Prada contra Umbral

La tragedia de Umbral es que quiso ser Cela pero él íntimamente sabe que sólo es un epígono degradado de los prosistas de la Falange. Cela se batió el cobre para darle a Umbral un premio Cervantes, amañado, y lo hizo por amistad, por esa fuerza de obcecada ceguera que es la amistad. Umbral es el resentimiento del niño pobre advenedizo que no soporta que hagan obras de misericordia con él.

JUAN MANUEL DE PRADA, recogido por Antonio Astorga en Juan Manuel de Prada rinde homenaje a Cela en Iria Flavia, ABC, 11 de mayo de 2002, pág. 54
Los novelistas actuales solo quieren impresionar a los otros escritores, y uno de los libros que hicieron ese mal a la humanidad fue Ulysses, que es solo estilo. No hay nada allí. Si diseccionas Ulysses, apenas da para un tuit. La literatura preferida de los trolls es Ulysses. Coherentes con su categoría, nunca lo leyeron, claro. Pregúnteles: ¿Monólogo final de Molly? No sé lo que es (son páginas y páginas sin puntuación).

PAULO COELHO, Paulo Coelho contra James Joyce, Estandarte, 8 de agosto de 2012 
 

Puedes leer las 600 troyas seleccionadas por Neorrabioso en este listado. Entre ellas:

Deja un comentario