‘La dama del armiño’ revela un triple secreto

Por: Miguel Ángel García Vega

La dama del armiño

Leonardo da Vinci (1452-1519) es una ventana abierta a la sorpresa constante. Uno de sus cuadros más célebres, La dama del armiño (entre 1489 y 1490), resulta que no es uno, sino tres.

El ingeniero francés Pascal Cotte ha descubierto que el genio pintó tres versiones.Hasta hace poco se pensaba que, como mucho, había dos. Pero no. Usando una técnica denominada L.A.M (que permite lograr imágenes de 240 millones de píxeles, y escanear el cuadro detectando, con si se pelara una cebolla, todas las capas de pintura) se aprecian las variaciones. Y son profundas.

En la primera, Cecilia Gallerani, una joven milanesa de 15 años, quien fuera amante de Ludovico Sforza, duque de Milán, aparece sin el animal en el regazo. El noble fue el principal patrón de Leonardo durante los 18 años que trabajó en Italia y era conocido con el apodo del “armiño blanco”.

 

Esa versión inicial muestra una composición más clásica. Si bien esa mirada en escorzo, tan poco habitual en la pintura de su tiempo, para algunos es la de alguien que, sorprendido, ve entrar a su amante en la alcoba.

En la segunda propuesta ya aparece el animal. El armiño, que bien pudiera parecer más una comadreja o una garduña, es delgado, ligero, gris. Da una sensación poco poderosa, al menos según Ludovico Sforza que, al parecer, le pidió un color más noble y una presencia más robusta y poderosa a Leonardo.

Dama del armiño 2
La dama del armiño’. Pintada por Leonardo da Vinci en Milán entre 1489 y 1490. Ahora se ha descubierto que el genio creó tres versiones sobre el mismo soporte. © Propiedad de la Fundación Príncipes Czartoryski.

Pero, sin duda, lo más interesante que cuenta esta tabla, como explica Pascal Cotte en la BBC, es que “hemos descubierto que el genio italiano siempre estaba cambiando su forma de pensar. Añadía cosas, borraba otras; cambiaba su pensamiento una vez y otra vez”.

La tabla, que se pudo ver en España durante 2011 en el Palacio Real, pertenece a la familia polaca Czartoryski desde comienzos del siglo XIX cuando el príncipe Adam Jerzy la comprara en Italia. Generalmente se puede ver en el Museo Nacional de Cracoviaaunque actualmente, por la remodelación de la institución, se exhibe en el cercano castillo de Wawel.

Fotografía apertura: cortesía BBC y Lumiere Technology.

http://blogs.elpais.com/con-arte-y-sonante

Deja un comentario