Mariano, el ex afeminado

rae

La Real Academia Española acaba de retirar de sus diccionarios los vocablos “débil” y “endeble” como sinónimos de “femenino”. Yo supongo que los reales académicos serán gente de poco follar, pues nunca he conocido a nadie débil o endeble por el hecho de ser mujer. Ni en mi cama ni en la suya. Ahora les queda redefinir el término afeminado. Os recuerdo que estamos en el siglo XXI, y por lo tanto esta actualísima conversación me resulta un poco anciana.

Yo no sé qué es femenino y no sé qué es masculino. Yo la prosa más macho que leo en este periódico la escribe un tío/a/todo que se llama Shangay Lily. O unas tías que se llaman Esther Vivas o Nazanin Armanian. Por no hablar del machorrismo flagrante de mi amadísima Mónica García Prieto, que se está yendo a guerras todo el tiempo para demostrar que su feminidad “débil” y “endeble” puede construir quizá el principio del final de cualquier bala.

Parece que, por una vez en su historia, la RAE avanza por detrás de nuestra sociedad. Los académicos han quitado las acepciones “débil” y “endeble” de la entrada “feminidad” después de que Ruiz Gallardón haya sido decapitado –si cabeza hubiere—por su proyecto de ley del aborto.

Yo no las hubiera quitado. Las acepciones. Femenino significa débil y endeble, como masculino significa también débil y endeble, y no digamos la RAE, que es la que más merece los sinónimos de débil y endeble. Los perros muerden, los hombres ladran y las mujeres gimen. Tenemos el canon de nuestra lengua en manos de unos tíos que han esperado hasta el año 2014 para retirar “débil” y “endeble” como sinónimos de femenino. No me extraña que después andemos leyendo a tontas y a locas. O no leyendo.

rajoyLas palabras son bichitos importantes. Ayer en Milán, en rueda de prensa, nuestro adorado presidente Mariano Rajoy contestó a una pregunta sobre el choriceo de Rodrigo Rato (al que él impuso al frente de Bankia) con las siguientes palabras: “Yo no debo prejuzgar nada en este momento sobre esa persona de la que usted me habla”. En ningún momento pronunció un nombre. Ni el de Rodrigo ni el de Rato.

Débil y endeble. Mariano Rajoy me pareció muy femenino hablando de Rodrigo Rato. En el viejo sentido detestable de la RAE. En ese sentido, Mariano Rajoy es tan débil, endeble y femenino que solo es capaz de describir al chorizo al que puso al frente de un banco choricero que nos costó 22.000 millones de euros como “esa persona de la que usted me habla”. Ninguna de mis cientos de miles de ex novias adúlteras me ha confesado jamás el nombre de sus amantes con tan escasa virilidad: “Ay, no, perdóname, pero es verdad: me lo hice con esa persona de la que usted me habla”.

Mariano Rajoy es menos femenino que débil o endeble. Hizo bien la RAE en rectificar. “Esa persona de la que usted me habla” es su ex compañero de Gobierno, el tío que pusiste a gastar dinero B en un prostíbulo financiero que no desconocías, presidente; un miembro de una saga histórica de salteadores con presunción de inocencia por decreto. Hasta Franco, tan connivente con los oligarcas,  encarceló al padre de Rato por fugar dineros a Suiza junto a los Botín (esa modesta y honrada saga de banqueros españoles que levantaron el imperio Santander).

La endeblez y debilidad de Mariano Rajoy ante “esa persona de la que usted me habla”, o sea, ante esa oligarquía chorifinanciera que representan los Rato, no tiene nada de femenina. Ni de masculina. Ni de nada. Durante el gobierno de Aznar, Rajoy y “esa persona de la que usted me habla” compartían consejo de ministros cada viernes.

Me alegra que las palabras débil y endeble no vuelvan a aparecer asociadas a lo femenino en el diccionario de la RAE. Así me evita el arrebato machista de llamar a Rajoy afeminado ante los oligarcas choriceros. Llamándole endeble y débil sin tener que usar la inexacta e insultante ex palabra afeminado, me quedo bastante más tranquilo. Por los elpidazos y garzonazos que me puedan pasar.

Aníbal Malvar

http://blogs.publico.es/rosa-espinas

Deja un comentario