MARIE CAMINANDO

MARIE CAMINANDO

Foto: Dorothea Lange
Llevaba pantalón negro y camisa blanca. Un pañuelo verde con pequeños arabescos anaranjados anudado al cuello le restaba sobriedad al atuendo, más apropiado para una cena que para una tarde de lectura casera. Que su aspecto fuera elegante no quiere decir que tuviera buen semblante. La elegancia tiene que ir en consonancia con la expresión, y la suya no parecía la de una mujer feliz. Los detalles difusos se iban haciendo certeros y nítidos a medida que la distancia entre nosotros disminuía. El pelo, siempre cuidado mientras estuvo en Ibiza, dejaba ver la raíz gris de algunas canas, como si el tinte hubiera dejado de ser algo imprescindible. La peluquería es una de las primeras renuncias cuando se hace un listado de prioridades.  La ausencia de maquillaje mostraba la edad real, no la que Dior quería.  Sus pasos, buscando retrasar el momento del encuentro, se iban acortando.

Publicado por Rafael Caunedo

 

http://www.mundovoluble.blogspot.mx/

Deja un comentario