Se pisa sobre un terreno minado

Se pisa sobre un terreno minado

Si bien el presidente Enrique Peña Nieto ya advirtió que tiene todo el derecho de usar la fuerza en el caso de que las movilizaciones a favor de los normalistas desparecidos se tornen violentas, no cabe duda que la situación se vuelve cada vez más difícil.

Se pisa sobre un terreno “minado”, sobre un pasto muy seco, como dirían otros, que con cualquier chispita puede prender, y es entonces cuando se tiene que actuar con mucha inteligencia porque las presiones de algunos grupos para que volvamos a la época de los sesentas-setentas en que el ejército salía a las calles para sofocar a los movimientos populares irán en aumento.

Hoy la situación es muy distinta. El gobierno de México lleva sobre sus espaldas la presión internacional, que le ha echado abajo muchos de los planes que tenía a partir de las reformas estructurales aprobadas por el Congreso de la Unión.

Hoy la situación económica del país tiene descontento a un sector muy importante de la población que se ha sumado a las protestas como ha quedado demostrado en las movilizaciones a lo largo y a lo ancho del país.

La estrategia para enfrentar el conflicto desatado por los trágicos acontecimientos del 26 de septiembre en Iguala debe dar resultados inmediatos, de lo contrario, el país se les puede ir de las manos con todo y esas advertencias. No es tiempo de discursos.

http://www.milenio.com/firmas/hector_moctezuma

Deja un comentario