Único porvenir

Único porvenir

La GUERRA declarada en desacreditarse unos partidos a otros, olvidados de la solidaridad y el bien común, los comentarios con que se desahogan, imponen una vida política miserable. Esa actitud no concuerda con el bien de la Patria, ni de los propios partidos; ni de los individuos que más lo necesitan y que buscarán la protección de quien llega de nuevas, con intenciones distintas y atrayendo a los decepcionados. La colaboración no se procura: sería el medio único de sobrevivir evitando que se hundan las esperanzas. Ni hacer ni dejar hacer -con la ambición por supuesta- es mala cosa. Hablo de Podemos y de los más antiguos, que enseñan sus orejas de lobo fracasado y multiplican así su fracaso y su descrédito. La unión y la honestidad han de ser, para no defraudarnos, los únicos procedimientos dignos. Si no, una vez más, los españoles a ciegas y sin ilusiones desconfiaremos de nosotros mismos, oprimidos por idénticos abusos y vomitivas habilidades y subterfugios de siempre. La política es un deber y no un negocio. El descrédito de un recién llegado sólo afirma la debilidad de los que tuvieron su ocasión y no la aprovecharon. La colaboración entre ideales diferentes, y con justas autocríticas, es el único comportamiento digno. No es la lucha entre partidos, sino contra los partidos que se inutilizan a sí mismos por falta de autoridad y fuerza: es el único camino de salvación que queda. España no está para pisar fracasos o enriquecer a berzotas ya bien afortunadamente colocados.

ANTONIO GALA

http://www.elmundo.es/

Deja un comentario