Crisis institucional

Crisis institucional

México vive tiempos de crisis que nos deberían preocupar a todos. Y no hablo de crisis política, sino académica: el preocupante avance de las pseudociencias médicas dentro de las más importantes instituciones académicas y de salud en nuestro país.

Quizá escuchó usted en radio la campaña del gobierno en que anuncia con orgullo la inauguración del Hospital Nacional Homeopático (HNH). ¿Cómo? Sí: a pesar de su probada inutilidad terapéutica, confirmada en estudio tras estudio a escala mundial, México tiene un hospital dedicado a una de las más populares pseudomedicinas.

El HNH fue inaugurado en 1893 por Don Porfirio Díaz. La homeopatía, inventada por Samuel Hahnemann en 1810, estaba de moda en el mundo. Díaz padecía de “una fístula en la fosa ilíaca derecha” que curó el homeópata Joaquín Segura y Pesado, quien aprovechó el apoyo presidencial para conseguir la construcción del hospital.

Es grave pensar que en pleno siglo XXI, y ante los avances de las ciencias biomédicas, tan bien representadas en muchos de los institutos nacionales de salud, México siga desperdiciando dinero en un hospital que mezcla la medicina científica con una charlatanería que carece de valor terapéutico.

Pero las vergüenzas van más allá de la Secretaría de Salud: el Instituto Politécnico Nacional cuenta también con una Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, fundada en 1890, y que hasta hoy sigue mezclando la enseñanza de la medicina basada en evidencia con las creencias homeopáticas.

Y ni siquiera la UNAM se libra: el revelador blog La lista de la vergüenza publica que la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia incluye en su plan de estudios la materia “terapéutica para el cuidado holístico”, que incluye pseudomedicinas como la digitopuntura y el reiky (sic); otras materias incluyen homeopatía, reflexiología podal y más.

Preocupa que en México se mezcle este tipo de pseudociencias con el conocimiento médico auténtico. Preocupa también la ignorancia de los funcionarios que lo permiten: el presidente Peña Nieto, al inaugurar el HNH, reveló creer que la homeopatía es “un tratamiento natural que estimula al organismo a generar su propia curación”.

El futuro de la salud de los mexicanos no es prometedor.

MARTÍN BONFIL OLIVERA

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

http://www.milenio.com/firmas

Deja un comentario