Entérate por qué escribir (incluso en tu blog) puede mejorar tu salud

mood-writing

La escritura como forma terapéutica no goza precisamente de la mejor reputación entre los literatos, que se escandalizan frente al supuesto de que su actividad “profesional” y su llamado mismo puedan ser utilizados (ilegítimamente) por el vulgo para procurarse un mejoramiento subjetivo en el estado de salud. A pesar de estos reparos, la gente escribe y ha escrito siempre: diarios, listas del supermercado, cartas de amor (incluso las que nunca se atreve a enviar).

Gracias al alfabetismo, algunas sociedades pueden gozar de la escritura como vía terapéutica según diversos estudios sobre los efectos psicológicos a corto y largo plazo de escribir. El acto mismo de la escritura parece albergar sustanciales mejoras en el humor, en los niveles de estrés y síntomas depresivos. Un estudio del 2005, por ejemplo, encontró que los voluntarios que dedicaron entre 15 y 20 minutos de tiempo de escritura en un periodo de cuatro meses, mejoraron su estado físico y emocional.

Aunque fuera solamente entre tres y cinco veces durantes los cuatro meses del estudio, los participantes mostraron mejor resiliencia a las enfermedades, disfrutaron de menor presión arterial, y tuvieron mejor funcionamiento del hígado que aquellos que durante el mismo periodo no escribieron nada.

Incluso parece que la escritura puede ayudar al proceso de sanación de heridas físicas, no sólo mentales o emocionales. Un estudio del 2013 mostró que 49 adultos monitoreados después de sufrir biopsias se recuperaron mucho mejor si se les pedía escribir 20 minutos, tres días seguidos, dos semanas antes de la intervención quirúrgica. Once días después, 76% del grupo que escribió estaba completamente recuperado, mientras 58% de un grupo de control (i.e., que no escribieron) no se recuperaron tan rápido. La conclusión del estudio fue que escribir ayudaba a los participantes a crear sentido a partir de los eventos traumáticos, disminuyendo los efectos negativos del estrés sobre la salud.

Según James W. Pennebaker, uno de los investigadores de la Universidad de Texas que más abogan por la escritura como terapéutica, “cuando a la gente se le da la oportunidad de escribir sobre sus vaivenes emocionales, a menudo experimentan mejorías de salud. Van menos al médico, presentan cambios en la función inmune.”

¿Por qué? Pennebaker piensa que el acto de escribir permite que la gente tome distancia de sí misma y evalúe mejor su vida. En lugar de obsesionarse con un evento (trauma), pueden encontrar en sí mismos vías hacia el futuro. Al hacerlo, baja el estrés y mejora la salud. Incluso bloguear informalmente puede ayudar a elevar los niveles de dopamina, en una escala similar a correr o escuchar música. En otras palabras, aunque los escritores parezcan individuos atormentados o atribulados, la escritura establece una mínima barrera ficticia entre el yo y el mundo, en la cual la experiencia puede alcanzar su correcta proporción.

http://pijamasurf.com/

Deja un comentario