El lado oscuro de los aguacates

El aguacate está de moda. Su gran contenido en vitamina E, su riqueza en Omega 3, su poder antioxidante y su capacidad para reducir el llamado colesterol malo han hecho que sea un ingrediente destacado en innumerables dietas.

Pero este fruto también tiene un lado oscuro. No se trata de ninguna sorpresa alimenticia ni de ningún componente que pueda dañar nuestra salud, sino de los nexos de este cultivo con los principales carteles de la droga de México.

El lado oscuro de los aguacates

México es el primer productor mundial de Aguacate. Se estima que el 34% de todos los que se compran en el mundo son de origen azteca. Dentro del país, la zona en la que más se cultiva es Michoacán, en la que se concentra el 80% de la producción.

Junto con las limas, forman un negocio muy lucrativo para las empresas y los agricultores locales. Pero lamentablemente, también interesan a los grupos de crimen organizado locales, que ven en el aguacate otro área más en la que meter las manos para robar, extorsionar y mercadear.

Uno de esos clanes son los denominados Caballeros Templarios. Este grupo organizado, que opera en Michoacán, se ha infiltrado en el sector del Aguacate con el peor de los artes. Piden a los agricultores una parte de sus beneficios, o de lo contrario, amenazan con asesinar a algún miembro de sus familias.

Su sofisticación aha llegado a tal punto, que conocen el número de toneladas de este fruto que produce cada zona de cultivo y los precios que pagan empresas mayoristas como Avocados from Mexico, una compañía estadounidense que comercializa en al norte del Rio Grande la denominada mantequilla verde.

Si los cálculos de los matones no equivalen a los que les dan los agricultores, la sangre puede llegar a correr. Una situación digna de una película del salvaje oeste pero que tristemente está ocurriendo en la actualidad.

Un negocio de millones de euros
Para los Caballeros Templarios el negocio de los aguacates les resulta mucho más sencillo que el tráfico de drogas. Se estima que esta banda puede llegar a ganar 152 millones de dólares (134 millones de euros) al año con estos tejemanejes mafiosos. Más que el lo que pudieron ganar en 2012 y 2013 con la marihuana, según informa The Walrus. Por eso, a esta fruta se le llama ‘el oro verde’.

El lado oscuro de los aguacates

La lima, otro negocio jugoso
Antes de poner sus ojos sobre los aguacates, los Caballeros Templarios se dedicaron a exprimir a los agricultores de lima. Según este artículo de Kcet, este grupo consiguió pingues beneficios tras prácticamente expropiar el suelo de cultivo a los agricultores (“o aceptas ahora el dinero que te doy o se lo damos luego a tu viuda”) para cultivar ellos mismos este producto e inflar su precio en el mercado, amenazando a los mayoristas y a los demás competidores si intentaban hacerse con limas más baratas.

Cansados de estas estrategias, los terratenientes organizaron una milicia y pidieron ayuda al Gobierno. De esta forma mantuvieron a raya a los Caballeros Templarios, y consiguieron que el precio del kilo de limas bajara de manera espectacular: ahora cuestan un tercio de lo que llegaron a costar cuando los delincuentes controlaban el mercado.  

https://es.tendencias.yahoo.com

Deja un comentario