FINAL

Madonna

Esteban Dublín

A Víctor Lorenzo

Siempre que me sumerjo en el placer de la escritura, mis personajes derivan en la muerte de manera irremediable. A Mariana le asesté una ballesta en la frente, a Ramón lo lancé de un rascacielos, a Juanse lo fulminé por un capricho del destino y a Pedro lo condené a un voraz linchamiento. Los crímenes, a pesar de pertenecer a la ficción, me han supuesto más de un susto. En las noches, las voces de los caídos me susurran al oído el placer de su venganza y no exagero si digo que en más de una ocasión he visto sus sombras traducidas en fantasmas. Al borde de la demencia, delirante por los lamentos y las apariciones de mis personajes, he decidido escribir una historia donde el protagonista soy yo.

http://narrativabreve.com/

Deja un comentario