La corrupción y la subjetividad

La corrupción y la subjetividad

Dicen los grandes partidos que la corrupción no está institucionalizada, lo que pasa es que estamos rodeados de corruptos. La pregunta, por tanto, parece obvia: ¿cuántos corruptos hacen falta para considerar la corrupción institucionalizada? Y la respuesta es que no hay respuesta. Que eso, como tantas otras cosas de la vida, es subjetivo.

De ahí que no exista el Nobel de Ciencias Políticas; porque, a la hora de la verdad, de ciencia no tienen un carajo. No verá usted a nadie discutiendo en televisión si pi es la relación entre la longitud de una circunferencia y su diámetro o entre el radio y la superficie. En una ciencia como Dios manda, las cosas se plantean, se comprueban y, si se cumplen, fin del debate y a por otra cosa.

 

Eso, en política, es inconcebible. Dese una vuelta por las cadenas generalistas, y descubrirá que no hay consenso ni siquiera en los asuntos más básicos. Verá a uno diciendo que la Transición acabó en el 82 y a otro, que acabará, con suerte, en 2020. Uno, que la recuperación va viento en popa; otro, que no come desde el viernes. Uno, que España es corrupta; otro, que los corruptos son cuatro.

De cuando en cuando, los partidos intentan mitigar estas subjetividades barriendo para casa. El método es sencillo: buscan a unas cuantas personas respetables e ideológicamente próximas, las colocan delante de una pared, les toman una foto y les llaman “comité de sabios”. Este principio de autoridad funciona muy bien en periodos electorales, como el que vivimos en nuestro país desde 2007.

Que Rajoy, con esa cara de ‘El Lute’ que se le está poniendo, diga que todos sus amigos son honrados no le cuela ya ni al más tonto del barrio. Pero que lo diga un señor con su máster en la London School of Economics, ¡ah, eso ya es otra cosa! ¿Quién va a dudar de alguien con cuatro libros en Deusto? ¿Cómo no va a tener razón un tipo que habla inglés?

En los próximos meses, mientras todos los hombres del presidente Aznar claman su inocencia y enarbolan su patriotismo, gente la mar de respetable intentará convencernos de que España es un ejemplo para las democracias occidentales. Que en todas partes cuecen habas y que hinchar un poco las facturas es un acto inherente al ser humano, como el coito o el parpadeo.

Lo peor, sin embargo, no es eso. Lo verdaderamente trágico es que consigan convencer a un número suficiente de personas y nos tiremos cuatro años más gobernados por una banda de delincuentes. Pero no me haga mucho caso. Ya sabe que estas cosas son subjetivas.

Josè A. Pèrez

http://www.eldiario.es/zonacritica

Viñeta de El Roto

Deja un comentario