El huevo de la serpiente

El huevo de la serpiente

“¿De qué sirve decir la verdad sobre el fascismo si no se dice nada sobre el capitalismo que lo origina?”

Esta frase que ha estado siempre en la cabecera de este blog es de Bertolt Brecht, que siempre tuvo bien claro que el enemigo de los trabajadores no es el fascismo, sino el capitalismo del que aquel no es mas que una de sus apariencias. Aún así, tras el final de la SGM se creó una enorme euforia, en gran parte artificial, fomentada por los medios de propaganda en gran parte, de que con la derrota del fascismo se había reconquistado la libertad. En definitiva, se intentaba ocultar la evidencia de que el capitalismo y el fascismo comparten el mismo ADN venenoso.

Sin embargo, como ha demostrado el paso del tiempo, no fue así. Y la respuesta al por qué nos la había dado ya el poeta alemán anticapitalista.

El 6 de mayo de 1945, a punto de terminar la Segunda Guerra Mundial y con Hitler y el fascismo ya derrotados, Brecht escribió una de esas notas que ha pasado  a la historia:

11822602_1477221105927701_766597516262993933_n

En aquella nota Brecht exponía abiertamente su idea de que el fascismo simplemente había sido una estrategia, una consecuencia, una forma de expresión del capitalismo, y que, como la historia ha demostrado con creces, mientras no se derrote definitivamente al capitalismo, la pesadilla del fascismo seguirá siempre pendiendo, como la espada de Damocles,  sobre la clase trabajadora.

¿Acaso duda hoy alguien de que la serpiente  que puso el huevo del fascismo no ha seguido poniéndo, y muy abundantemente, tras el final de la Segunda Guerra Mundial?

José Luís Forneo en Cuestionatelotodo

Bon appetit

Deja un comentario