Las memorables palabras del poeta suicida que trabajaba en la fábrica china que hace iPhones

luzhi

El 30 de septiembre del año pasado Xu Lizhi, un joven poeta de 24 años, se suicido arrojándose por la ventana de su habitación en la ciudad de Shenzhen, donde el gigante de la manufactura Foxconn tiene una de sus fabricas en las que se ensamblan gadgets: iPhones, iPads, Xbox, Playstation, etc. Las condiciones en las que se trabaja en estas fábricas son deplorables y han sido descritas como una forma de esclavitud moderna, hasta el punto de que alrededor de 20 de sus trabajadores se han quitado la vida en los últimos años. Pero eso sí, cada 6 meses puedes tener un nuevo modelo de iPhone en tu bolsillo. 

Es por esto que el testimonio de Xu Lizhi se ha convertido, desde su muerte, en una poderosa denuncia de la enajenación y mecanización del ser humano. Lizhi escribe:

Taller, línea de ensamblaje, máquina, tarjeta de fichar, horas extra, salario./ Me han entrenado para ser dócil./ No sé gritar o rebelarme,/ cómo quejarme o denunciar,/ solo cómo sufrir silenciosamente el agotamiento.

Los poemas de Xu han sido traducidos a diferentes idiomas en Internet y muestran como pocos documentos los desoladores efectos del capitalismo y la sociedad de consumo. Literalmente, al hacer máquinas para vivir, el hombre se vuelve una máquina y pierde su conexión con su propia naturaleza. Esto se acentúa especialmente en generaciones que migran de entornos en los que se trabajaba la tierra a grandes urbes donde se convierten en números y peones dentro de un engranaje implacable. “La juventud se detuvo en las máquinas, murió antes de tiempo”, decía Lizhi en uno de sus versos. Sus poemas están llenos de referencias a la muerte, a una muerte programada y triste, de quien va a la muerte como quien va a ponchar tarjeta. La noche antes de morir escribió el poema ”En mi lecho de muerte”:

Quiero tocar el cielo, sentir ese azul tan ligero/ pero no puedo hacerlo, así que dejaré este mundo./ Todos los que han oído de mí/ no se sorprenderán de mi marcha.

Sobre la ola de suicidios de 2010 en Foxconn, Xu había escrito:

Un tornillo cayó al suelo/ en su negra noche de horas extra./ Cayó vertical y tintineante/ pero no atrajo la atención de nadie,/ igual que aquella última vez,/ en una noche como esta,/ en la que alguien se lanzó al vacío.

Es de notar la natural transformación de los hombres en aparatos y herramientas insignificantes que se pierden en el vacío, una constante en su poesía, que al parecer responde a la máxima de que uno escribe sobre lo que vive y siente. 

Si bien sería excesivo decir que el trabajo ensamblando máquinas necesariamente trastorna a los hombres y los convierte en zombies o en autómatas, o que trabajar en Foxconn lleva al suicido –siendo que es una compañía de 800 mil empleados, podemos ver en esta fábrica y en esta situación un signo de nuestros tiempos, en los cuales el tiempo se ha convertido en dinero y la naturaleza ha quedado desprovista de alma. Para personas sensibles y posiblemente depresivas como Lizhi, esto a veces es simplemente insoportable. Su actitud quizás no sea menos valiente que la de aquellos de nosotros que vivimos todos los días está realidad sin cuestionarnos, marchando en orden, deseando tener más cosas y haciendo, consciente o inconscientemente, que este sistema, este estado de cosas siga existiendo, alimentándolo siempre.

 

Aquí una serie de traducciones en inglés y español de los poemas de Xu Lizhi

http://pijamasurf.com/

Deja un comentario