ALMUDENA LOBERA Y LOS ENTRETELONES DE LA PERCEPCIÓN

La legibilidad del mundo se antoja distinta en la obra de Lobera, quien nos invita a un lugar donde nunca habíamos estado como observadores.

ALMUDENA LOBERA Y LOS ENTRETELONES DE LA PERCEPCIÓN
Allí donde se intercambian las miradas está toda la obra de Almudena Lobera (Madrid 1984), en forma de escenarios que cambian el papel de la imagen en el espacio del arte. Se trata de un estudio exhaustivo sobre la relevancia del pensamiento geométrico para cuestionar las múltiples percepciones que se pueden generar con sólo intervenir nuestra costumbre visual, con sólo, por ejemplo, añadir un marco a un espacio vacío. El aquí y allá y el lugar entre (que de hecho es el nombre de una de sus exposiciones) son los personajes protagonistas de un teatro de la realidad que termina por modificar a la audiencia. Como artista joven, Lobera nos lega una manera fresca de seguir cuestionando los roles no sólo del arte sino del mundo perceptor y percibido. Pero en su obra hay una intimidad muy particular que la hace extraordinaria, una intimidad que se manifiesta en pequeños silencios o en espacios vacíos que el espectador habrá de completar como un secreto propio.Lobera_Postal-Vuelo-prueba-mailing

El observador es tan importante en su obra que hay piezas en las que la imagen no está completa hasta que alguien se refleja en ella o en que una persona es también el portador de una obra en carne propia. Así, su obra cobra vida en el momento en que es observada, pero siempre observa de regreso. Quizás la mejor manera para ejemplificarlo sea en su uso del marco. La artista utiliza esta forma como un espacio liminal entre lo que hay enfrente y lo que está detrás pero siempre subvirtiendo los roles espaciales, demostrando cómo lo que vemos está condicionado por la delimitación del espacio y nuestro modo aprendido de mirar.

Lobera2

Entre sus proyectos más extraordinarios está Lectura superficial (2013), obra en la que convirtió a los libros, contenedores de palabras e ideas, en objetos tautológicos. Al enmarcarlos y acomodarlos en libreros en lugar de colgarlos sobre una pared, Lobera redujo a los libros al estatus de imagen (objeto que no se puede consultar) y elevó a las imágenes al estatus de libros; de legibilidad. Todo ello con el simple uso de un marco. Como parte de esta misma exploración pero a una escala mucho más grande, la artista concibió Un espectáculo para la vista, que presentó en España en 2011.

Allí instaló un gran telón rojo paralelo a la orilla del mar que separó y enmarcó dos paisajes enfrentados y dos grupos distintos de miradas. A un lado y a otro los habituales visitantes de la playa se convirtieron con su sola presencia en “actores” y “espectadores” ocasionales, dependiendo de dónde estuvieran situados. Sus roles se confundieron e intercambiaron simultáneamente: los que a simple vista parecían “observadores”, de cara al mar se convirtieron en “observados” para los que pasean y viceversa, puesto que el telón fue doble e idéntico por ambos lados.

Con esto Lobera, en primer lugar, nos hace ver cómo cuando uno va a la playa tiende a acomodarse mirando al mar, en un ritual muy parecido al que practica cuando va al teatro… Como si la playa fuera un gran escenario y uno fuera el público de una obra que no deja nunca de suceder. Un espectáculo para la vistapuso de manifiesto este carácter del papel del observador, el escenario y la obra, pero en un juego tornadizo y accidental, que fue posible gracias a la sencillez de un enorme marco. La idea medieval de que el mundo es un escenario, ya sea con carácter filosófico como lo dijo Shakespeare, o teológico, como lo trató Calderón de la Barca, es resucitada magníficamente en esta instalación site-specific, que será montada de nuevo para Faena Art, Miami Beach en diciembre 2015.

Cada una de las piezas de Almudena Lobera es el refuerzo de un fascinante argumento en torno a la percepción humana a un nivel sensible y filosófico. Es arte que hace preguntas y que invita a la audiencia a un lugar donde jamás ha estado: el lugar entre.

http://www.faena.com/aleph/es/articles

Deja un comentario