Mahoma contra Voltaire

Mahoma contra Voltaire
ULISES
 

“Es el principio de la tempestad”, afirman los del Estado Islámico. Obama declara: “Es un ataque a la Humanidad”. Estamos en el furor de la tempestad y el de la venganza contra los “ocho hermanos con cinturones explosivos y fusiles que atacaron París”. Los mandos militares y políticos coinciden: “O ellos, o nosotros”, “hay que darles duro”, “hay que destruir el IS”. Pero la batalla mundial no se va a dar sólo en Siria, sino en la retaguardia de Europa y de América. Desde Donald Trump a Le Pen exigen cierre de mezquitas y expulsión de refugiados. Una avalancha de racismo y xenofobia será la respuesta a la tempestad que se inició en el templo del rock.

Dicen los expertos: “De toda Europa, Francia es la más vulnerable por dos razones: porque fracasó la integración de la comunidad árabe en la sociedad y porque el número de voluntarios franceses a la yihad crece. De los miles de europeos alistados en las tropas musulmanas, la mayoría proceden de Francia”. Pero el objetivo no es sólo Francia; al grito de “Alá es grande” o “quien no está con nosotros está muerto” intentan aplicar la ‘sharia’ en toda la Tierra por la fuerza de las armas. Están dispuestos a izar la bandera de Alá en la Casa Blanca y a sembrar el pánico en todo el Universo. Es bien sabido que el terrorismo provoca medidas de fuerza de los contrarios, y ya han logrado el despliegue del Ejército francés. Mariano Rajoy ha declarado que ésta no es una guerra de religiones; ciertamente, además de creencias se amenazan comunidades, etnias, clases sociales y modelos de vida, y hay un choque entre el fanatismo y la libertad.Alberto Garzón, de IU, cree que hay una enfrentamiento entre el dogmatismo y la democracia. “Nuestro compromiso será con los valores de la Ilustración: igualdad, libertad y fraternidad”.

Los kamikazes atacaron el ‘spleen’ de la Ciudad de la Luz en la aurora tiritante y surgió el llanto de la Piaf ‘gorrión de París’. Es un símbolo que la matanza sucediera en sala Bataclan en el boulevard Voltaire. La guerra que ha estallado en París es entre Voltaire y Mahoma. Entre el ideal republicano que supera las etnias y las creencias y los inadaptados descendientes de emigrantes árabes. Aunque Voltaire escribió que las dos religiones tienen el mismo profeta -Abraham al que Mahoma define como un musulmán ortodoxo, relacionado con el desierto de agua salobre de La Meca-, consideró que los dos monoteísmos están en guerra desde hace muchos siglos. Fue Voltaire el que informó de que el Corán gobernaba el África septentrional, desde el monte de Atlas hasta el desierto de Barca, todo Egipto, las costas del Océano etiópico, la Siria, el Asia Menor, el mar Negro y el mar Caspio, todo el imperio del Indostán, toda Persia y Egipto. Ahora 1.600 millones de musulmanes oyen el tambor de guerra, contra los incrédulos, «a los que les es igual que les aconsejes como que no les aconsejes. Creen engañar al Eterno. Sus ojos ven tinieblas y les espera terrible castigo»

http://www.elmundo.es/opinion

Deja un comentario