Todo lo que ves, querido transeúnte, es la obra de un campesino

quien de un sueño creó a la reina del mundo.

Ferdinand Cheval

Para demostrarse a sí mismo que la voluntad puede construir reinos, un cartero rural llamado Ferdinand Cheval (1879) dedicó 33 años de su vida a modelar, noche tras noche y en secreto, un palacio de pequeñas piedras.

En su autobiografía cuenta que un día, a la edad de 43 años, tropezó con una piedra mientras caminaba en su ruta de entrega por la campiña francesa; lo inspiró tanto la belleza de esa piedra que al día siguiente regresó al mismo lugar y recogió otra… así comenzó a coleccionarlas, en los bolsillos de sus pantalones, todos los días durante su trayecto de trabajo. Desde ese momento se convirtió en un silencioso coleccionista y en el artífice de un reino personal.

nb3

Con la misma diligencia de coleccionista que duraría más de tres décadas, Cheval construyó su Palacio ideal, el cual fue labrando intrincadamente con figuras de dioses, templos, animales y fuentes, todo lo cual hacía en la oscuridad de las noches, en su tiempo libre.

Un amigo de la naturaleza pero de origen humilde,

Sin quejarme fui por todas las cosas

Que a menudo hacen la vida tan difícil.

La estructura mide 26 metros de largo y 14 de ancho y tiene pasadizos internos cubiertos de conchas, largos pasillos, torres y escaleras externas. Una inscripción labrada en una esquina dice “10,000 días, 9,300 horas, 33 años de trabajo”. Cheval confiesa que el monumento se originó en un sueño, y que en ese momento no le dijo a nadie por miedo a hacer el ridículo. Hoy su palacio es considerado un magnífico ejemplo de arquitectura de arte ingenuo (naïve art architecture) y fue una fuente de inspiración para surrealistas como André Bretón y Pablo Picasso.

El Palacio ideal está en Hauterives, en el Valle de Rhône, en Francia. Es un verdadero monumento a la fantasía más pura y a la voluntad más perseverante y, sobre todo, una de las historias de arquitectura apócrifa más bellas que tenemos.

..

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

cartero5

cartero4

http://www.faena.com/aleph/es/articles