Arqueólogos descubren las ruinas de una ciudad maya en Estados Unidos

Arqueólogos descubren las ruinas de una ciudad maya en Estados Unidos

Arqueólogos estadounidenses han descubierto las ruinas de una antigua ciudad maya en las montañas del estado de Georgia, Estados Unidos.

La ciudadela tiene unos mil 100 años de antigüedad y se cree que los mayas la construyeron al huir de las guerras, erupciones volcánicas, sequías y hambrunas que azotaban Centroamérica.

Se cree que la ciudad descubierta sería Yupaha, la misma que el explorador español Hernando de Soto buscó en vano en 1540. Hasta ahora, los arqueólogos han desenterrado 154 paredes y andenes. Además, han descubierto un sofisticado sistema de irrigación.

Según apunta Examiner, en 1999, el arqueólogo de la Universidad de Georgia y el director del LAMAR Institute, Mark Williams, dirigió un estudio en el Monte Kenimer, situado al sureste de Brasstown Bald, en el Valle Nacoochee (Georgia). Los lugareños de la aldea cercana –Sautee– conocían la existencia de una especie de montaña piramidal con cinco partes bien diferenciadas.

Williams describió que se trataba de una ‘montaña’ arcillosa que había sido esculpida en torno al año 900 dC. Entonces, Williams no se atrevió a asignar el monumento a los mayas.

Un año después, el ingeniero jubilado Cary Waldrup instó a los servicios forestales de Estados Unidos a que contrataran al arqueólogo Johannes Loubser para estudiar el hallazgo.

Loubser bautizó al yacimiento arqueológico como “9UN367” y señaló que este tipo de hallazgos sólo se encuentran en Centroamérica y en Sudamérica. Los investigadores contactaron con pueblos indígenas de la zona, y compararon su lenguaje y sus cerámicas con los de la cultura maya, encontrando numerosas similitudes.

 

¿A dónde se fueron los mayas?

De acuerdo con Richard Thornton, colaborador de Arquitectura y Diseño delExaminer, alrededor del año 800 dC, la floreciente civilización Maya de América Central comenzó de pronto un rápido colapso. Una serie de catastróficas erupciones volcánicas fueron seguidas de dos largos períodos de sequía extrema, además de interminables guerras entre ciudades-estado.

Las ciudades y aldeas de las fértiles tierras altas de los mayas fueron las primeras en ser abandonadas. Ahí, durante 16 siglos, los agricultores produjeron abundantes alimentos en terrazas construidas en las laderas de las montañas. Sus excedentes agrícolas hicieron posible el surgimiento de las grandes ciudades en las tierras bajas mayas y la Península de Yucatán. Cuando la combinación de las erupciones volcánicas, las guerras y la sequía borró la abundancia de alimentos, el hambre golpeó las tierras bajas densamente poblada. En un siglo, la mayoría de las ciudades fueron abandonadas. Sin embargo, algunas de las ciudades del norte fueron ocupadas por los llamado mayas Itzá e incluso prosperaron durante dos siglos más.

En 1839, el arquitecto inglés Frederick Catherwood y el escritor John Stephens “redescubrieron” la civilización maya en un viaje de dos años por el sur de México. Cuando su libro sobre ese viaje fue publicado, en 1841, los lectores de Europa y América del Norte se asombraron de que los pueblos indígenas de América hubieran producido una cultura tan avanzada. Arquitectos de los dos continentes reconocieron de inmediato la gran similitud en las formas arquitectónicas y los planos de las ciudades entre el sur de México y el sureste de Estados Unidos. La mayoría de los agrónomos estaban convencidos de que el maíz, el frijol y el tabaco llegaron a los nativos de Estados Unidos y Canadá desde México.

En las décadas en que Catherwood y Stephens escribieron su libro, los arqueólogos no habían las ruinas de Estados Unidos, que consideran un pueblo construido por otro más originado en México. Esto se debió principalmente a su falta de familiaridad con descendientes de los constructores de montículos –las tribus del sureste de EU, como Alabamas, Natchez, Chitimachas y Choctaw–. Por ejemplo, las lenguas de los indios Creek contienen muchas palabras de Mesoamérica.

El reportaje de Examiner plantea que historiadores, arquitectos y arqueólogos han especulado durante 170 años SOBRE lo que sucedió con el pueblo maya. En pocas décadas, la población de la región se redujo en cerca de 15 millones. Los arqueólogos no han encontrado ninguna otra región de México o América Central, que evidenciara una importante inmigración de los mayas durante ese periodo, excepto en Tamaulipas, que es un estado que colinda con Texas en el Golfo de México. Sin embargo, allí la influencia Maya parecía estar limitada a pocos centros comerciales de la costa. ¿A dónde se fueron los refugiados mayas? Al inicio del siglo XXI, los arqueólogos concluyen que a ninguna parte, sino que habrían muerto en masa.

 

Pero… la evidencia siempre estuvo ahí

Thornton, el experto de Examiner, destaca que en 1715 una muchacha judía llamada Liube, inscribió su nombre y la fecha del momento en una roca de las montañas de Georgia. Cuando los primeros europeos se establecieron ahí, a principios de 1800, observaron cientos de ruinas, por lo general ubicadas en las cumbres o en los lados de las montañas. Estas ruinas de una fortaleza son estructuras circulares, paredes, montículos indios chapados en piedra, muros, paredes de terrazas de retención de cultivos y montones de piedras. Las estructuras fueron identificadas como responsabilidad de indios cherokees, que vivieron brevemente en la región a finales de 1700 y comienzos de 1800. Pero a partir de ahí se negó que ellos las hubieran construido.

En la mitad del siglo XX, los georgianos dieron poca relevancia por los nativos americanos que realizaron las estructuras. Por ello, decenas de montículos indios y las estructuras de mampostería de piedra fueron recogidas por contratistas para la construcción de carreteras financiado por la administración Roosevelt. Crear puestos de trabajo y materiales baratos de construcción, en plena crisis de la depresión, parecía más importante que preservar el pasado.

Pero a finales del siglo XX, el gobierno de Georgia tuvo un papel activo en la preservación de algunas de las ruinas. Los arqueólogos documentaron pocos sitios y una de las ruinas más conocidas se ubicó en el Parque Estatal Fort Mountain. Sin embargo, en su mayor parte, las ruinas quedaron fuera de la conciencia pública.

No fue sino hasta 1999 que el arqueólogo Mark Williams, de la Universidad de Georgia y director del Instituto de Lamar, condujo un estudio arqueológico serio del Montículo Kenimer, que está en el lado sureste de Calvo, en el Valle de Nacoochee Brasstown. Los residentes de la aldea cercana de Sautee generalmente asumían que la pirámide de cinco lados con montículo piramidal era una colina arbolada de gran tamaño. Williams encontró que el montículo había sido esculpida en el año 900. Pero Williams tampoco pudo determinar quién construyó el montículo.

Williams es un especialista muy respetado en la arqueología del sudeste, así que no sabía nada respecto a una posible conexión Maya. Los primeros mapas muestran la Itsate, nombre que se dio a una aldea indígena en Sautee, a unos cinco kilómetros de distancia de la popular localidad de Helen, GA. Itsate es como los Mayas Itzá se  llamaban a sí mismos. Además, entre todos los pueblos indígenas de las Américas, sólo los Mayas Itzá y los antepasados de los indios Creek en Georgia construyeron cinco pirámides de barro al lado de los montículos de sus principales. Era común que los Mayas Itzá esculpieran en un montículo pentagonal. Hay docenas de esas estructuras en América Central.

El nombre de la montaña de Brasstown Calvo es en sí mismo, una fuerte evidencia de la presencia de Maya. Un pueblo Cherokee cerca de la montaña fue nombrada “Itsa-ye”, cuando los misioneros protestantes llegaron en la década de 1820. Los misioneros tradujeron mal “Itsaye”, en el sentido de “bronce”. Añadieron el término “pueblo”, por lo que pronto el lugar fue conocido como Brasstown. “Itsa-ye”, traducido, significa “Lugar de los Itza (Maya)”.

En este escenario, un ingeniero jubilado, Cary Waldrup, quien vive cerca del sitio, persuadió en 2000 al Servicio Forestal de Estados Unidos para contratar a un arqueólogo profesional de Sudáfrica, Johannes Loubser, para estudiar la famosa roca de petroglifos, y preparar un mapa de las paredes de piedra a través del arroyo en el sitio denominado “9UN367”. Waldrup y sus vecinos consideraron que había que prestar atención profesional al sitio de estructura de piedra. Ellos recogen las aportaciones de los ciudadanos interesados en Union County, Georgia, para financiar un estudio arqueológico de la firma Loubser.

El trabajo de Loubser fue severamente restringido por su presupuesto, pero sus descubrimientos “abrieron la puerta” para el futuro de las investigaciones arqueológicas. La empresa cavó dos pozos de prueba en las estructuras de piedra para obtener muestras de suelo. En conjunto con la empresa, la New South Associates en Atlanta obtuvo fechas de radiocarbono para el estrato más antiguo de la tierra en el relleno de un pozo de prueba, que se remonta alrededor del año 1000. También encontró restos de cerámica de distintas épocas de la historia. Loubser estima que algunos de los fragmentos se realizaron alrededor de 760 dC-850 dC. Y es justo esa la fecha donde la población maya comenzó a desplomarse.

Loubser describió el sitio arqueológico “9UN367” como único en Estados Unidos, y señaló que los ejemplos de estos sitios sólo se encuentran en otras partes de las tierras altas mayas y América del Sur. No obstante, no presentó una explicación de quién construyó los muros de piedra. Estaba en un dilema.

Previamente el lugar había sido etiquetado como “Sitio del Patrimonio Cherokee Sagrado”. Siempre se había creído que la zona había sido ocupada por los indios Cherokee desde hace siglos, pero también se sabía que los cherokees nunca construyeron a gran escala. De hecho, los cherokees establecieron un puñado de aldeas en el extremo noreste de Georgia, durante la década de 1700, pero el lado occidental de la montaña Brasstown Calvo, donde se encuentran las ruinas que son objeto de estudio, no fue territorio oficial Cherokee sino hasta 1793.

 

El eslabón perdido de los mayas

Gran parte de la investigación de arqueólogos se ha centrado en rastrear el movimiento de personas, ideas y plantas cultivadas a partir de Mesoamérica y la cuenca del Caribe a América del Norte. Al instante, el intercambio de investigación ha tenido avances muy rápidos en los últimos cinco años sobre la historia de los pueblos indígenas de América del Norte.

El sitio arqueológico habría sido particularmente atractivo para los mayas, ya que contiene una fumarola del volcán, aparentemente dormido. Los investigadores están conscientes ahora de que hubo numerosos pueblos nativos americanos llamados Itsate, lo mismo en Tennessee, Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte. También son conscientes de que tanto los mayas itzaes de América Central y las calas Hitchiti del sureste en realidad llamaban a sí mismos Itsate. . . y pronuncian la palabra de la misma manera. El Itsate utilizó Maya y muchas palabras en totonaca. Pero la arquitectura es idéntica a la de los plebeyos mayas. La cerámica en Ocmulgee National Monument (900 dC) en el centro de Georgia es prácticamente idéntica a la cerámica Maya, hecha por gente común. Sin embargo, para los arqueólogos predomina la idea de que algunos mayas emigraron hacia el sureste, un sitio arqueológico típico de Mesoamérica, pero no de Estados Unidos.

En julio de 2011, Waldrup entregó una copia del informe de 2000. Las personas con experiencia en los sitios mayas de inmediato reconocieron que las estructuras de roca pista de piedra eran idénticos en forma a numerosos sitios con terrazas agrícolas de Chiapas, Guatemala, Belice y Honduras. El radiocarbono aplicado muestra que se remonta exactamente a la época de la diáspora de las tierras mayas y a la repentina aparición de las grandes ciudades con características de Mesoamérica en Georgia, Alabama y Tennessee del sudeste.

“Al parecer, el sitio en Georgia es el ‘eslabón perdido’ que los arqueólogos y arquitectos han estado buscando desde 1841”, plantea Examiner.

http://www.sinembargo.mx/

Deja un comentario