Resultado de imagen para ana mendieta obras

El arte es un sofisticado entramado de técnicas, soportes y materias plásticas que  aglutinadas en torno a una idea o sentimiento, dan vida a un ente que  sobrevive a su creador.   El cuerpo y la physis son material que por excelencia, a lo largo de la historia han dado un rostro figurativo al arte, una esencia revestida de veladuras o golpes de martillo. Los hombres y mujeres de arte se han emparejado con los hombres y mujeres de magia, compartiendo rasgos evidentes en sus procesos, rituales, técnicas y motivaciones. Una creadora que externó su vocación a la magia y que materializo en el arte su profundo vínculo con la naturaleza fue la cubana Ana Mendieta (1948-1985).

Desde sus comienzos Mendieta relacionó su trabajo artístico con las prácticas mágicas y religiosas de su país. Utilizaba fluidos corporales para sellar simbólicamente los procesos de su obra, experimentaba con los elementos como materias plásticas e incidía en la tierra mimetizándose con el barro, el agua y las plantas. Las fotografías que registraron su proceso creativo evidencian un particular interés por los rituales de la fertilidad, la restitución de la sangre y el regreso al vientre cavernoso de la tierra. Otra práctica constante en su obra era la de transformar su cuerpo, series de autorretratos revelaban identidades que sacaban a la superficie reflexiones en torno al género, la sexualidad y la violencia.

Esta prolífera artista indudablemente transformó la manera de percibir el autorretrato, la naturaleza y el cuerpo. Su obra excavó en lo que las vanguardias artísticas habían traído a la superficie de la modernidad: la relevancia del pasado primitivo para el arte. Su obra alude, sin ataduras conceptuales, a lo más profundo de las relaciones de los primeros hombres con el cuerpo y con la madre tierra. En reiteradas ocasiones la artista advirtió su apego a la idea de un arte corporal, “matérico”, físico, libre y honesto.

Mi arte se sustenta en la creencia de una energía universal que corre a través de todo: desde un insecto a un hombre, de un hombre a un espectro, de espectro a planta y de planta a la galaxia. Mi trabajo son las venas de irrigación del fluido universal. A través de él asciende la savia ancestral, las creencias originarias, las acumulaciones primordiales, los pensamientos inconscientes que animan el mundo.

Con esta declaración Mendieta deja patente que su creación es una pulsión de vida, una empática afirmación de reconciliación y esplendor espiritual en la época del mercado, las cifras y la eficiencia. El mensaje de la artista isleña es universal y su referente es planetario: en la primigenia magia humana que concibió el arte y que respiró la naturaleza en su estado más puro se encuentran significativas llaves para la transformación del arte y la sociedad.

http://www.faena.com/aleph/es/articles

Resultado de imagen para ana mendieta obras