Imágenes que te permitirán reconstruir a una sociedad en decadencia

Por

“¿Explicarlo? No – se dijo- , creerlo, nada más. México no se explica; en México se cree, con furia, con pasión, con desaliento”. Carlos Fuentes

britofernando-foto

¿Cómo vivimos los mexicanos? De entre las quejas y reproches a nuestra sociedad actual destacan la inseguridad, el estrés, la violencia y el miedo. Después de invertir horas en el tráfico y cruzar un trayecto infestado de baches, cláxons y gritos, resulta toda una victoria vencer la neurosis general que se expande rápidamente al terminar la jornada laboral en una ciudad como la nuestra, en la que trabajar ocho horas diarias por un salario pesa más que la calidad de vida. Para después llegar a casa y leer las noticias, nuevos rostros sin nombre se convierten en cifras del narcotráfico y el crimen; y la angustia frente a los precios que se elevan sin control, junto a la inflación y la eterna crisis económica. 

Ante este panorama nos hemos acostumbrado a convivir con el miedo, miedo a quedar desempleados, miedo a las opiniones diferentes, miedo a salir de la zona de confort en la que nos hemos estancado, terror a las críticas, terror al peligro latente de convertirnos en víctimas sea quien sea el enemigo.

performance
Mientras las manifestaciones, movimientos sociales y marchas no han encontrado la forma de caminar sobre las conciencias, el arte emite mensajes directos acerca de qué le está pasando al mundo. Los artistas encontraron la forma de sustituir las armas por el impacto de una obra que nos habla de frente y sin escapatoria, y han tomado un papel crítico desde sus formatos y disciplinas.

Es imposible hablar de arte de denuncia en México sin mencionar a Teresa Margolles,  quien refleja en cada uno de sus proyectos el punto débil de la sociedad mexicana, consolidándose como la maestra del enfoque político en el arte para enfrentarnos a la verdad, porque finalmente ¿de qué otra cosa podríamos hablar?, qué podría ser más relevante que una sociedad gobernada por el crimen, la violencia, la pobreza y el dolor. Fue la primera en atreverse a colocar muros baleados en un museo, para su “contemplación” como sobreviviente de una batalla diaria en las ciudades fronterizas; y en una de sus piezas más controversiales llamó la atención del mundo entero al colocar telas bañadas en la sangre que recolectó durante escenas del crimen en las calles de Culiacán y Ciudad Juárez, expuestas en el Pabellón de Estados Unidos durante la Bienal de Venecia 2009, para reprochar al país vecino por ser el mayor consumidor de la droga que se produce en México y que ha desencadenado una sangrienta guerra entre cárteles que le ha costado la libertad a su población. 

Margolles_5 

margolles-murobaleado

De esta manera, los artistas encuentran en la creatividad una trinchera en la batalla por defender nuestro México, para así recuperar la conciencia en la lucha imparable de los artistas que te presentamos a continuación: 

Joaquín Flores


joaquin-flores-3

Joaquín Flores es la voz de la periferia, su labor es retratar aquello que nos empeñamos en ocultar. Lejos de los rascacielos y la utopía de la ciudad ideal, antagónica a la imagen de ensueño que aparece en los comerciales de turismo,  donde todo está en orden y no pasa nada, se encuentra otra cara de la sociedad. Al alejarnos del centro hacia la periferia comienzan a desaparecer los grandes condominios y centros comerciales para abrirle paso a las comunidades del perímetro que no se retrata en las postales que los viajeros se llevan a casa. Entre techos de lámina, desprotegidos pero no débiles, habitan personas que aún tienen una relación distinta con los objetos, la naturaleza, y el paisaje. Las construcciones de cemento desnudo, incompletas, espacios donde el tiempo adquiere un ritmo distinto, se manifiestan compartiendo el lenguaje del óleo, pinturas que se han convertido en ventanas hacia aquellos límites de la urbe que preferimos mantener aislados. 

joaquin-flores-1

joaquin-flores-2

joaquin-flores-4


Lizette Abraham

lizette-abraham-dondeestan

En su serie fotográfica “Imaginarios desaparecidos”, la artista denuncia y esconde tras las telas esa verdad que se debate entre la ficción y el desengaño. La obra de Lizette Abraham juega con las texturas para crear fotomontajes de paisajes construidos con metáforas de la ausencia y el dolor. En este proyecto explora nuestros miedos: homicidios, desapariciones, incertidumbre e inseguridad de saber quién es el otro. Ha descrito las posibilidades del arte de denuncia como una planta que se nutre de ideas y creatividad, un lenguaje que mientras más se difunde más peligroso se vuelve para quienes ejercen su autoridad para frenar la libertad de los “otros”, manteniéndolos invisibles y escondidos detrás de las cortinas de la indiferencia. En sus escenarios se recrean las sombras de los migrantes y desaparecidos, personajes de aquella pesadilla de la que deseamos que México pronto despierte. El anonimato es pieza clave de sus montajes porque da pauta a la pregunta: ¿qué pasaría si su rostro nos resultara conocido?, ¿qué tal si entre el misterio y las cifras de pronto se perdiera un ser amado?, ¿seríamos entonces capaces de desviar la mirada y olvidar?

Un soplo para abrir los caminos

Un soplo para abrir los caminos

lizette-abraham-ejercito

Alcantarillas

Alcantarillas

lizette-abraham-feminicidios

¿Dónde están?

¿Dónde están?

Tiz Creel


tiz creel foto


La obra de Tiz Creel es irreverente y critica la cotidianidad al construir con el collage pancartas disfrazadas de ironía, como muestra de un espíritu rebelde que no se resiste ante la inconformidad. De una estética desenfadada surgen golpes contundentes para sacudirnos y alertarnos sobre los peligros de ocultar los problemas. No se puede tapar el sol con un dedo, ni las crisis con promesas vacías, tarde o temprano la situación estalla frente a nuestra mirada. Parecen comedias, situaciones irreales llenas de fantasía, pero en esta sociedad cada vez resulta más difícil distinguir lo falso de lo real, la burla del cinismo y Tiz juega con esa percepción general, porque lo que está pasando en México no puede ser verdad, y sin embargo lo es y alguien tenía que decirlo. 

tizcreel-askformoreinformation

tizcreel-collage

Por la responsabilidad social y usar el arte como medio de denuncia, Joaquín Flores, Lizette Abraham y Tiz Creel forman parte de la selección de las 22 promesas del arte y la creatividad en México, una iniciativa de Cultura Colectiva para difundir el arte emergente. 
Conoce más de este proyecto en:
Las 22 promesas del arte y la creatividad en México
CC186

http://culturacolectiva.com/

Deja un comentario