La aparente dificultad de las matemáticas se ha popularizado como pretexto para rehuirlas y rechazarlas. Muchos consideran al arte de los números como un territorio árido, lejos de aquello que puede despertar la fascinación.

Pero en realidad las matemáticas no son cosa seria, como bien lo demostró Lewis Carroll. Solo exigen cierta sensibilidad para comprenderse y apreciarse, una cierta disposición a navegar aguas abstractas y apertura para añadir perspectiva a nuestra visión de la vida. A cambio te ofrecen un entendimiento de las cosas que, según algunos de los más hábiles practicantes, se acerca a una comunión extasiante.

Este video creado por Yann Pineill y Nicolas Lefaucheux es un precioso recorrido a tres bandas por la indeleble presencia de las matemáticas en casi cualquier circunstancia de nuestra vida cotidiana, desde un viaje de avión hasta el café que tomamos por la mañana.

Sus creadores eligieron mostrar el hecho matemático bajo tres aspectos: una fórmula matemática, su expresión gráfica y, al final, el hecho como lo vemos habitualmente.

El asombro es sin duda la reacción primera, pero también, superado éste, emerge una belleza inesperada en las expresiones puramente matemáticas de la realidad, como si de pronto la abstracción aparente revelara una realidad más profunda y, en esencia, preciosa.

http://www.faena.com/aleph/es/articles/