Que no me toquen la paella

El cabreo por el «terrorismo culinario» a la hora de elaborar el tradicional plato valenciano se ceba con los famosos

 

Es de sobra conocido que la paella despierta tantas pasiones como ofensas entre los valencianos. Basta con considerar que una variante a la hora de cocinar este plato no es lo suficientemente purista como para que todo aquel insultado con el «atentado» deje patente su estado de plena indignación.

Las redes sociales se convierten, en estos casos, en el altavoz perfecto para aclarar los límites entre la tradicional paella y el «arroz con cosas» a los valientes que se atreven a alardear de sus obras culinarias. Y es que ser maestro paellero no resulta tan sencillo.

Al menos esa es la conclusión a la que habrá llegado por sorpresa el popular actor cómico norteamericano Rob Schneider, quien compartió en Nochebuena con sus seguidores de Twitter un mensaje en el que mostraba una versión nada ortodoxa del plato que incluía, entre otros ingredientes, verduras, colas de langosta o mejillones.

 

La lluvia de críticas llegó de forma inmediata -muchas de ellas con ironía- y conocidos chefs publicaron sus comentarios. Entre ellos el cocinero afincado en EE.UU., José Andrés, quien le agradeció la celebración con «espíritu español» y se ofreció a enseñarle la elaboración correcta. O incluso Alberto Chicote, que exclamó un «¡Ostras Pedrín!» de asombro.

Otros internatutas se decantaron por las pruebas gráficas y adjuntaron a sus mensajes a Schneider imágenes de paellas valencianas para que el actor viera el aspecto que presentan en realidad. La marabunta fue tal, que el actor respondió vía Twitter pidiendo la ayuda de los cocineros para volver a realizar el plato. Eso sí, esta vez, correctamente.

Ver imagen en Twitter

Las polémicas en torno a este plato son continuas. La última se produjo a raíz de que el cocinero británico Jamie Oliver también pasara a ser protagonista en las redes sociales por compartir su particular receta con muslos de pollo y… chorizo. «Tuve amenazas de muerte por un trozo de embutido. Todo lo que hice ese mes estuvo ensombrecido por este asunto», confesaba en un programa de la BBC semanas después.

Hasta en Whatsapp

Ni Oliver ni Schneider parecían conocer la incontrolable pasión española para defender la paella. Tampoco la movilización que puede llegar a generar. Ésta ha logrado que, a través de una campaña popular puesta en marcha por una conocida marca de arroz y el actor y presentador Eugeni Alemany, el plato haya sido recientemente incluido como icono del Whatsapp. Eso sí, sin langostas ni chorizo.

http://www.abc.es/viajar/gastronomia

Deja un comentario