Curiosidades sobre las sanguijuelas: gusanos con 32 «cerebros» al servicio de la medicina

Son hermafroditas, pueden vivir hasta 27 años, tienen dos corazones, se vendían en las farmacias y los cirujanos plásticos las «invitan» a sus quirófanos

Es pariente de las lombrices de tierra

Si hiciéramos una pequeña encuesta seguramente a la mayoría de las personas el simple hecho de mencionar la palabra “sanguijuela” les produciría repulsión. Y es que este gusano genera pocas simpatías.

Pedro Gargantilla, médico internista y autor de varios libros de divulgación
Pedro Gargantilla, médico internista y autor de varios libros de divulgación– Marta Jara

 

Sin embargo, ha estado íntimamente unido a la historia del ser humano. Este anélido, pariente cercano de la lombriz de tierra, hace las delicias de los amantes de las curiosidades: a su extrema longevidad (algunas llegan a alcanzar los 27 años de vida) se une que son hermafroditas, tienen 32 cerebros, tres mandíbulas y dos corazones. Y si esto no fuera suficiente además se alimentan de sangre. La sanguijuela es capaz de aspirar en una sentada una cantidad de sangre de hasta cinco veces su propio peso.

Tradicionalmente se utilizaron para curar varias dolencias

La relación de este gusano con la medicina viene de antiguo, remontándose a más de 3.000 años; se han llegado incluso a observar dibujos de ellas en algunas cavernas y en las pirámides egipcias. Durante mucho tiempo los galenos hemos usado las sanguijuelas de forma empírica para curar una infinidad de dolencias, desde dolores generalizados, hasta enfermedades oculares, pasando por las mentales e incluso la obesidad. Para ser precisos, de las casi 700 especies de sanguijuelas que se conocen tan sólo una, la Hirudo medicinalis, tiene interés médico.

Ocho curiosidades sobre las sanguijuelas: gusanos con 32 «cerebros» al servicio de la medicina

Los médicos aplicaban la sanguijuela sin el más mínimo recato sobre la piel de los pacientes para extraer sangre, eran las famosas “sangrías”, que tanto mal han causado a lo largo de los siglos. Fue una técnica médica muy popular, debido a que en esa época había pocas opciones terapéuticas.

Su uso indiscriminado se basaba en la teoría de los cuatro humores, instaurada por Hipócrates, según la cual se explicaba la salud por un estado de equilibrio entre cuatro sustancias que había en nuestro cuerpo (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra). Cuando alguno de estos humores predominaba, o estaba en déficit, aparecían las enfermedades. Mediante la evacuación de la sangre se intentaba restablecer el balance corporal y, con ello, recuperar la salud. Dicho de otra forma, las sanguijuelas liberaban los “vapores del demonio”.

Ocho curiosidades sobre las sanguijuelas: gusanos con 32 «cerebros» al servicio de la medicina

Para satisfacer las necesidades de los profesionales sanitarios surgieron mercados especializados, en donde “cazadores de sanguijuelas” proporcionaban estos gusanos. Se produjo un gran incremento de los criaderos de sanguijuelas por todo el continente, siendo especialmente famosos los de Hungría.

Su venta en farmacia las hizo escasear

Posteriormente, las sanguijuelas se vendieron de forma masiva en farmacias de toda Europa, especialmente en Francia, hasta el punto de que el número de estos gusanos descendió de forma alarmante. Afortunadamente, para ellas dejaron de ser imprescindibles para la Medicina en el siglo XX, cuando la ciencia comenzó a avanzar y surgieron nuevas armas terapéuticas.

Se vuelven a utiliar en cirugía plástica

Desde hace unos años, las sanguijuelas han vuelto a adquirir notoriedad, una popularidad que nadie había podido intuir hace tan sólo unas décadas. En algunas intervenciones de cirugía plástica se están aplicando sanguijuelas (hirudoterapia) para reducir la presión sobre las venas y permitir que se formen nuevas conexiones sanguíneas.

Estructura de la hirudina, un potente anticoagulante

El tratamiento con estos animales es indoloro, el paciente no percibe la mordedura ni la succión posterior. Su poder terapéutico se basa en que estos gusanos contienen ciertos elementos químicos en su glándula salivar que tienen efecto anticoagulante, uno de ellos, el mejor estudiado, es la hirudina, el anticoagulante natural más potente que se conoce.

PEDRO GARGANTILLA

http://www.abc.es/ciencia/

Deja un comentario