Cuatro cosas insólitas (para un cristiano) que el islam cree de la Biblia

Abraham no quiso sacrificar a Isaac sino a Ismael, y Jesús no murió en la cruz: era un doble suyo

Nieve en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén en febrero de 2015
Nieve en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén en febrero de 2015 – AFP
FRANCISCO DE ANDRÉS

 

La intención de algunos encuentros interreligiosos de hacer encajar el islam en el molde de las religiones abrahámicas o bíblicas contrasta con muchas afirmaciones del Corán, tanto en sus referencias al Antiguo como al Nuevo Testamento. Estas son algunas de las lecturas más divergentes:

-La figura de Jesús aparece citada 25 veces en el Corán, pero los hechos que refiere distan mucho de los que recogen los Evangelios. De entrada, Jesús es denominado en el Corán «Isa», y no «Iesu», el término utilizado por los árabes cristianos para referirse a su condición de «salvador». Jesús es considerado por el Corán solo hombre y un gran profeta, menor que Moisés y por supuesto que Mahoma. Hizo milagros, pero no murió en la cruz, sino que fue elevado a los cielos por Dios; quien murió torturado en el madero fue en realidad un doble suyo (Corán, sura 4, 157-158).

-Abraham viajó a La Meca en compañía de su hijo Ismael para reconstruir la Kaaba, y recibió un libro revelado en el monte de aquella ciudad. Además, fue también Ismael (de quien se cree que procede la raza árabe) quien iba a ser sacrificado por su padre por mandato de Dios, y no su primogénito Isaac, tal como recoge el Antiguo Testamento.

-Según el islam, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son libros revelados por Dios premonitorios del Corán, pero no en su actual versión, que habría sido falsificada por la tradición judía y cristiana. El islam habla de una «versión original auténtica» de los libros de la Biblia, que se habría perdido y de la que no pueden aportarse pruebas.

-Los hadiz (dichos y hechos del profeta Mahoma) relatan el viaje celeste del profeta -que ascendió a los cielos desde la actual Explanada de las Mezquitas de Jerusalén- y su encuentro con Alá y con Moisés. Gracias a la mediación de este, el número de oraciones rituales para todo musulmán -que originalmente era de 50- pasó a ser de cinco diarias.

http://www.abc.es/sociedad

 

Deja un comentario