Borregada

El eterno ‘fútbol, pan y toros’ del franquismo apenas ha cambiado: vive sus mejores momentos televisivos

Aficionados en las gradas del Santiago Bernabéu luchan por un balón lanzado por Theo Hernández.
Aficionados en las gradas del Santiago Bernabéu luchan por un balón lanzado por Theo Hernández. CORDON PRESS

 

El sábado, Cuatro dedicó cosa de una hora a los deportes dentro de su bloque informativo del mediodía. De esa hora, unos 50 minutos fueron para el fútbol. De esos 50 minutos, unos 40 fueron para el Real Madrid y el Barça. Unos cinco, para el Aleti, y a otros cinco o seis equipos los metieron con calzador en minuto y medio. A los otros deportes los trataron como si fueran coros y danzas.

Ya se sabe que somos un país de chiste, pero tampoco hace falta escenificarlo a cada rato.

Acusamos con razón a Franco de haber vertebrado durante 40 años una nación con —además de muy mala hostia y una gimnasia fascista que algunos, por ejemplo la Real Academia de la Historia, prefiere llamar “autoritaria”— el triple axioma pan, fútbol y toros. La cosa no venía estrictamente de Franco, sino del Pan y toros acuñado por el escritor León de Arroyal en 1792 en su panfleto Pan y toros. Oración apologética en defensa del estado floreciente de España. Luego se añadió el fútbol, que si Matías Prats y que si Di Stefano y que si Santiago Bernabéu y que si así tengo a la gente tranquilita y no se me desmanda y tal y cual. Bien.

 

Somos un país de borregos, pero tampoco hace falta mirar para otro lado como si no pasara nada porque pasar, pasa.

Que Ronaldo se tire un cuesco o que Neymar se eche un eructo no deberían regir los destinos de una nación seria. Que la peña, en la toalla y en la barra del bar, lo comente y lo estruje y lo repita y lo rebata hasta lo indecible da la medida de lo que somos. Una pandilla de botarates corriendo detrás de un balón. Y a mí me chifla el fútbol. Qué pensarán los que no pueden ni verlo.

https://elpais.com

Deja un comentario