El bulo del papel plata, ahora también en botella

Resultado de imagen para papel de aluminio

Si se cuentan por miles los que siguen creyéndose el clásico entre los clásicos bulo de los cartones de leche, del que hablamos hace unos días, los entusiastas del bulo del papel plata no se quedan atrás.

También lleva años dando vueltas por Internet para regocijo de incautos y fans de los letreros, y sigue siendo tremendamente eficaz a pesar de su simpleza. La Policía Nacional llegó a desmentir en su FB este bulo, pero eso no ha impedido que haya vuelto a hacer amigos en masa en 2017.

Como ocurre con el bulo de las cápsulas de café, en el del papel plata se mete miedo a través de una previsible indigestión por aluminio, que “entrará como un verdugo invisible en los alimentos” si se ponen en contacto con el lado mate del papel.

Este bulo es popular sobre todo en Facebook y WhatsApp, y básicamente defiende que el papel de aluminio es tóxico y que solo es eficaz para conservar alimentos por su lado brillante, mientras que es peligroso que la comida entre en contacto con el lado mate.

Es bueno el bulo, porque aunque es absurdo, sus absurdos argumentos son perfectos para los que les encanta creerse bulos. El papel plata es tóxico solo si se ingiere, y es igual de eficaz para conservar alimentos por ambos lados.

Lo que ocurre es que, como el papel de aluminio se rompe fácilmente, se busca más consistencia al fabricarlo pasando dos láminas de papel, en lugar de una, por dos rodillos, uno de acero pulido y otro de presión.

Los dos lados del papel que entran en contacto con los rodillos son mates por la fricción con los rodillos, mientras que los otros dos lados son brillantes porque permanecen pegados entre sí en todo momento y no tocan los rodillos.

Pero ninguno de los lados del papel desprende aluminio después, lógicamente. La única manera de ingerir aluminio tras conservar en papel plata un bocata, por ejemplo, sería olvidando trocitos del papel entre el pan.

Resultados explosivos

El papel de aluminio es también uno de los protagonistas del bulo de la botella de plástico con papel plata dentro, que es más reciente y también se deja ver mucho últimamente en las redes sociales.

En este caso el papel de aluminio comparte protagonismo con un poco de agua y sosa cáustica, además de la propia botella.

Este bulo es más gracioso, al menos, que el del papel plata. Dice que hay personas que se dedican a dejar en cualquier calle botellas de plástico que contienen papel de aluminio, un poco de agua y un poco de sosa cáustica y, si coges la botella, estalla en segundos; pudiendo incluso “arrancar algunas de tus extremidades”.

Así que “llama a la Policía, a los Bomberos, pero no te muevas, aléjate de ella…”.

No sé… Yo no lo haría. Porque llamar a la Policía para decirles que has visto una botella… abandonada… cuando ellos mismos están diciendo en su FB y Twitter que todo esto es una tontería…

Si llamas a la Policía te dirán que “no existen estas bombas” y que “lo único que pretende este bulo es crear confusión”.

Así que tampoco hace falta ya que llames a los Bomberos.

http://blogs.publico.es/bulocracia

Deja un comentario