España fomenta la carrera de armas en Asia

Imagen relacionada

Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz

En estos últimos años hemos podido observar que la política expansionista del gobierno Chino aunque no se ha involucrado en ninguna guerra, no es tan pacifica, o por lo menos sus vecinos no la perciben como pacífica. El gobierno chino en los últimos años ha centrado su la línea estratégica de seguridad geográficamente en el Mar Meridional de la China y en el desarrollo de nuevas capacidades militares. Su presupuesto de defensa ha aumentado un 150% en los últimos años y su política de defensa la está basando en impulsar el desarrollo de una industria militar competitiva en áreas relevantes como la marítima, la aeroespacial, la nuclear y las tecnologías de la comunicación y está promoviendo la venta de armas modernas como parte de sus alianzas comerciales; al mismo tiempo que está llevando a cabo un gran programa de modernización de las Fuerzas armadas.

En los últimos años China aparece entre los cinco primeros puestos en incremento de presupuesto militar y en adquisiciones y ventas de arma, se ha dotado de aviones de combate, de drones, portaviones o submarinos de ataque, todas ellas armas ofensivas, no defensivas; la consecuencia de esta política de rearme china es un incremento de la tensión en los países vecinos y un rearme de sus vecinos. Rearme que podría ser calificado de carrera de armamento. De hecho en los últimos años India, Vietnam o Filipinas están incrementado de manera sustantiva sus presupuestos de defensa y sus adquisiciones de armamento moderno.

La tensión o inseguridad que China está generando en ciertos países asiáticos abre un mercado relevante para la industria de armamento que ve como se están incrementando sus peticiones para adquirir nuevas armas.

La industria española no quiere quedarse fuera de este mercado floreciente. Hasta hace pocos años el mercado asiático no era relevante para la industria española, pero el informe elaborado por la secretaria de estado de comercio “Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos de doble uso, 2016” muestra que el 10% del total de las exportaciones de armas españolas han tenido como destino países asiáticos.

De las exportaciones que recoge este informe cabe destacar las exportaciones a Malasia que en 2016 adquirió material de defensa por valor de 167,63 millones de € (entre 2007- 2016 adquirió armas por valor de 823 millones de €), Indonesia 65,92 millones € (entre 2007- 2016, 350 m de €), Kazajstán 73,32 m€ (entre 2007- 2016, 224 m de €), Filipinas 12,38m de €(entre 2007- 2016, 115 m de €), Vietnam 2,87 m de € (entre 2007- 2016, 100 m de €), India17,90 m de € (entre 2007- 2016, 94 m de €), Corea del Sur 16,90 m de € (entre 2007- 2016, 65 m de €), Tailandia 36,11 m de € (entre 2007- 2016, 62 m de €) o a Pakistán 8,44 m de € (entre 2007- 2016, 35 m de €).

El mismo informe destaca que el gobierno ha autorizado exportaciones de material de defensa a Corea del Sur por valor de 1.488,18 millones de euros, lo que representa que el 27% de las autorizaciones de exportación de 2016 tendrán como destino en un futuro próximo Corea del Sur. En el 2016 el gobierno ha autorizado exportaciones a Indonesia por valor de 104millones de €, a Kazajstán por valor de 60 millones de €, a Singapur por valor de 48 millones de € o a Malasia y Pakistán por valor de 35 y 33 millones de € respectivamente.

El negocio es el negocio y es evidente que la industria española de defensa, con el apoyo del gobierno español intenta aprovechar la situación de tensión creciente y el rearme de los países de la zona para obtener pingües beneficios económicos aunque ello pueda acabar en el estallido de un conflicto armado y su consiguiente crisis humanitaria.

http://blogs.publico.es/cronicas-insumisas

Deja un comentario