Frivolidad

A medida que se acerca el día señalado para el choque de trenes, el público solo piensa en tomar asiento con creciente expectación

Carles Puigdemont, Marta Pascal  y Joaquim Forn, durante el acto de campaña "Sí al mejor país" en Barcelona.

Carles Puigdemont, Marta Pascal y Joaquim Forn, durante el acto de campaña “Sí al mejor país” en Barcelona. MARTA PÉREZ EFE

 

Parece que a gran parte del público el proceso soberanista de Cataluña le tiene sin cuidado. Harta de análisis políticos, de informes jurídicos, de amenazas veladas y de abiertos desplantes, la gente no cree que la independencia suponga un problema político de extrema gravedad o un drama social de consecuencias desgarradoras o una convulsión territorial de efectos devastadores en la economía. En realidad contempla el caso como un espectáculo competitivo entre un presidente del Gobierno cazurro y un grupo de fanáticos soberanistas cuyo resultado azaroso no desmerece de cualquier final retransmitida por televisión, al que los espectadores asisten provistos de cervezas y bolsas de patatas. El número bomba es el referéndum que se anuncia para el 1 del próximo octubre planteado como un desafío al Estado. A medida que se acerca el día señalado para el choque de trenes, el público solo piensa en tomar asiento con creciente expectación. Ahí es nada, dos convoyes que circulan por la misma vía en sentido contrario, uno pilotado por un conductor enloquecido, otro gobernado por un maquinista repantigado con absoluta pachorra en el coche cama. Mientras unos auguran una gran catástrofe y otros piensan que no va a pasar nada, los más frívolos solo desean que el espectáculo sea excitante, que no decepcione a cuantos espectadores intentan asistir a una escena política al borde del acantilado, puesto que el riesgo y el suspense es lo único que cuenta en esta cuestión. Los independentistas catalanes parecen olvidar la lección de Hobbes: el Estado es el Leviatán, un monstruo que destruye con su aliento a quien intenta desafiarle, consciente de que si pierde el desafío desaparecerá como Estado. Pero esto ya no le importa a nadie. El público cruza sus apuestas y toca palmas de tango deseando que empiece de una vez el espectáculo.

MANUEL VICENT

https://elpais.com

Deja un comentario