Los niños

Resultado de imagen para niños jugando  pintura
Los niños son el vivo reflejo de la vanidad de la vida o, mejor dicho, de la vanidad de nuestros conocimientos, pasiones políticas e importancias y absolutos varios. Para ellos aún no hay historia, ni cultura: son pura naturaleza. Víctor Hugo decía que los niños aún huelen a la eternidad de la que acaban de salir. Novalis dijo que donde hay un niño existe una edad de oro. Son las criaturas más amables de la tierra y -siguiendo el tren de citas- les debemos máxima reverencia, como decía Juvenal. El mayor escándalo es el sufrimiento de un niño: sea por enfermedad, miseria, guerra o cualquier otra desdicha o perversidad. Inocentes, frescos, geniales, imaginativos, todo se lo toman a juego. Los niños son la alegría de una casa. Persiguen una mariposa entre las tumbas. No conocen la muerte, ni la locura, ni el deseo sexual (en esto creo que Freud discrepaba). Aunque parezca imposible los adultos fuimos niños una vez: el mundo se nos mostraba en toda su maravilla. Una nota de Kafka dice lacónicamente: “la seriedad de los niños”. Un niño prematuramente adulto es algo tristísimo, pienso en los niños de Dickens.
Quizá los dioses sean niños que juegan con nosotros, nos hacen y deshacen a su antojo, indiferentes a nuestro dolor. Uno de los relámpagos del oscuro Heráclito dice: “el tiempo es un niño que juega a los dados. Un niño gobierna el mundo”
http://selvadevariaopinion.blogspot.mx/
Pintura de Tatiana Cañas

Deja un comentario