WARHOL Y EL POWER-FAKE

 “Andy Warhol es el único genio que conozco con un IQ de 60”  dijo Gore Vidal. Teniendo en cuenta que el más bajo es de 69, Warhol queda a la altura de sus coleccionistas y sus admiradores. Está de moda lo falso, ya se venía anunciando desde la peluca de Warhol, ahora su país está gobernado por un presidente que usa una peluca igual de cutre y con el mismo IQ de 60, cosas del destino. La fama posa con cuerpos de ficción plastificada moldeados por cirujanos, y perfeccionados virtualmente en Photoshop. 

 El Museo Jumex no se queda atrás y realiza una exposición con la Andy Warhol Art Fundation, que en pose de celebrity, instaló en las salas decenas de guardaespaldas. Entérense, esta no es una selfie-exhibición, ni es para Instagram-adictos, el protocolo es fingir que es arte real, caro, para teóricos y expertos en gastar dinero. La exposición presenta el “lado oscuro de Warhol” ¿Cuál? En esa obra no hay ni oscuridad ni profundidad, si de algo hizo su carrera fue de la superficialidad con la que vivió, es obvio que nadie lee sus memorias porque además de voluminosas son aburridas, ahí pueden conocer la “oscuridad” de las ideas un grupie, que dictaba por teléfono sus cotidianas naderías en ligues, fiestas y chismes, hoy sería un twittero más. Se sobreactúan presentándolo como denso, original y valioso, contradicen la filosofía warholiana que amaba la fama y lo falso, lo dijo en la histórica travesía de la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, en la National Gallery de Washington en 1963, que si expusieran una copia nadie lo habría notado. 

La obra de Warhol desde su origen carece de autenticidad y originalidad, las realizó el staff de la Factory que en ocasiones hasta firmaban las obras, él no hacía, ni decidía, fuera de sus bocetos publicitarios y las pinturas que orinó en pareja con Basquiat. Los esclavos de la Factory calculaban que produjeron, en el vergonzoso anonimato, más de 20 mil trabajos, que no han sido catalogados. La Fundation tiene el monopolio de la obra, vende sus propios warhol’sque certifican como originales, los cotizan, los ponen en subasta en Christie’s, administran las regalías de la venta de sus obras para hacer miles de productos y el 5 por ciento lo destina a donaciones para instituciones. Es un gran negocio para blanquear impuestos. El servicio de autentificación externa fue un cash machine, hasta que los demandaron por certificar y valuar las cajas de madera Brillorealizadas después de la muerte de Warhol, falsificaciones postmortem. En un criterio arbitrario declaraban como falsos otras obras, y autentificaban a su antojo, lo que les provocó muchos problemas, a ellos que les gusta ser populares y tener amigos o clientes. LaFundation ya sólo autentifica sus obras, así que ahora son originales todos los miles y miles de warhol´s que continúan fabricándose y circulando por el planeta, como las pelucas y las cirugías plásticas, eso dicen los teóricos del arte VIP y los galeristas.

La autenticidad está demodé, la gente presume el bronceado de spray y las extensiones, la Fundation debería relajarse, ganar más dinero y publicitar la autenticidad de las copias en el tiempo de la reproducción mecánica del arte y las personas, el power-fake ha llegado, gobierna el arte y el mundo. 

PUBLICADO POR AVELINA LÉSPER 

http://www.avelinalesper.com

Deja un comentario