Yo, payaso

Por 

 

Mi alma de payaso es algo
de lo que dan fe los comerciales
que se acercan a vender algo
cerca del lugar de donde vivo.
Mi soledad es algo que acaricia gatos en la noche
apenas se dan cuenta antes de introducirse
en el cubo de la basura.
Hago gracia a capitanes,
coroneles, sargentos y sargentas.
Todos ellos ríen la timidez de mi ano
la escasa virtud de mi virilidad.
Todos ellos tienen la palabra “maricón”
escrita en el pensamiento.
Lo veo y no digo nada
trato la mesura con la que me ven
y sus indulgentes risas
y luego pregunto si es hora de retirarme
a lo cuál añaden: Una chingoleta más
y te dejamos ir.
Por debajo de mis ejecicios
un roedor lame mi mano
es amigo
espera que le dé pan
en cuanto nos encontremos
al fin
ya en la celda
donde la voz es un juego repetido
de otras muchas.
Al fin y al cabo de eso estamos hechos
los payasos.

http://www.albertomasa.com/poesias

Deja un comentario