“Cansancio mental”

Imagen relacionada

A mediodía. Permanece esta orden en mi cuerpo porque mi cerebro no la procesa. Me siento en el sillón por no perder el control sobre las raices que detienen mis brazos apoyados. Mejor la silla. El café de la mañana sigue en la taza. No huele ya a café, solamente huelo tierra, humedad y armario cerrado. No siento la temperatura de la habitación ni la estación del año. El único control, aunque minúsculo, que mantengo es con la orden “a mediodía”. Solo necesito que las cuatro paredes permanezcan, que nada se mueva, que se mantengan los zumbidos y latidos de mi paladar. Poco a poco voy siendo consciente de que me tengo miedo, de que tengo miedo, de que estoy más allá del cansancio. Las doce, es la hora.

Mi sentir igualaba la perspectiva de la imagen que ofrecía, la cafetera se veía de frente, la taza desde arriba, el plato con un punto de vista intermedio, la cuchara desde abajo y la mesa desde lo aéreo. Nada, nada se asentaba.

Lo vi en: http://censurasigloxxi.blogspot.mx/

Deja un comentario