Lo que una plaza de toros esconde

 

El verano pasado en este mismo blog publicamos un reportaje gráfico titulado ‘La matanza de toros de los Sanfermines en 15 imágenes’. Todas ellas mostraban la realidad de esa fiesta más allá de los encierros: el gesto de pánico y dolor del toro durante la lidia, el torero exhibiendo la sangre en su traje, los caballos con los ojos tapados para no ver el riesgo de embestida ni la posible huida, y los toros, ya sin vida tras la tortura, fuera del ruedo, siendo desangrados y desollados, arrastrados y colgados de una pata por una grúa como si fueran enormes sacos para terminar de exprimir sus cuerpos.

Esas últimas imágenes fueron tomadas en un lugar poco conocido de la plaza de toros. Y quienes organizan esos festejos quieren que siga siendo así, que esa cruenta realidad no llegue al público general. Este año en esa zona de desollamiento de los toros se acondicionó durante los Sanfermines con unas lonas para impedir que se pudieran sacar fotografías como las del año anterior.

El mismo activista que captó aquellas imágenes, Tras los Muros, ha retratado hace pocos días la trastienda de la plaza de toros de Azpeitia (Gipuzkoa) durante las fiestas de San Ignacio para documentar lo que  Askekintza lleva años denunciando: la normalización de la violencia especista.

Un toro tras la lidia en la trastienda de la plaza de toros de Azpeitia (Gipuzkoa). Foto: Askekintza/Tras Los Muros
Un toro tras la lidia en la trastienda de la plaza de toros de Azpeitia (Gipuzkoa). Foto: Askekintza/Tras Los Muros

El toro, colgado de una de sus patas tras la lidia en Azpeitia. Al fondo, los caballos víctimas también del festejo. Foto: Askekintza/Tras Los Muros
El toro, colgado de una de sus patas tras la lidia en Azpeitia. Al fondo, los caballos víctimas también del festejo. Foto: Askekintza/Tras Los Muros

“La violencia a la que están sometidos los demás animales es injusta, ininterrumpida y desmedida. Askekintza trabaja para cambiar esta realidad, y en el ámbito de los festejos populares, lanzó la campaña Festak Ospatu Animaliak askatu en el año 2014, para obtener el fin del uso de los animales en festejos populares y la liberación animal”, explican. 

El toro sobre su propia sangre en una camioneta. Plaza de toros de Azpeitia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros
El toro sobre su propia sangre en una camioneta. Plaza de toros de Azpeitia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros

Un adulto con un niño en brazos observa cómo el toro es desangrado tras la lidia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros
Un adulto con un niño en brazos observa cómo el toro es desangrado tras la lidia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros

Askekintza subraya que en las imágenes aparecen varias personas, entre ellas niños, guiados por sus padres para contemplar impasibles esa violencia. “La secular educación especista  ha tenido como objetivo discriminar al resto de animales e invisibilizar su opresión”, denuncian. Con estas imágenes y su trabajo diario, Askekintza tiene como objetivos cambiar la sociedad vasca y conseguir la liberación animal.

Trozos de los cuerpos de los toros se mezclan con los útiles empleados tras la lidia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros
Trozos de los cuerpos de los toros se mezclan con los útiles empleados tras la lidia. Foto: Askekintza/Tras Los Muros

Varias personas, entre ellas algún menor, observan los cuerpos de dos toros desangrados. Foto: Askekintza/Tras Los Muros
Varias personas, entre ellas algún menor, observan los cuerpos de dos toros desangrados. Foto: Askekintza/Tras Los Muros

http://www.eldiario.es/caballodenietzsche

Deja un comentario