Saliencia, Somiedo

                                                     
Rocas. Glaciares. Enebros.                                                 
Abajo el lago profundo 
silencioso
Si se pierde tendría que volver 

a bajar a la orilla
                              A desandar
ese largo camino
pendiente, improvisado 
La noche se le puede echar encima

La noche interminable  
                    Pero ellos 
ellos no temen el perderse 
del vivo que camina 
y que apresura el paso

No son un corazón latiendo fuerte
 

No son el caminante

Ni la sangre que piensa, duda y teme 
No arrojan sombra ya ni hay aventura

Ella no teme extraviarse

esperando llegar al día de mañana
Abajo el lago profundo 
silencioso

Oh perderse, perderse…                                                                          

   ¿Quién no desea regresar a casa? 

http://selvadevariaopinion.blogspot.mx/

Deja un comentario