“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

Iñaki Berazaluce

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

Imagen: HairWiki.

“Dentro de una o dos décadas será inusual toparte con calvos por la calle. Sólo seguirán calvos los que no puedan permitirse un injerto capilar o los que estén orgullosos de su calvicie”. Quien así se expresa es uno de los más eminentes médicos de la técnica del injerto capilar, el doctor Levent Acar, responsable de haber eliminado de la faz de la tierra a más de diez mil calvos en los últimos cinco años.

Acar, de 35 años, dirige un equipo de más de 20 personas en una clínica de Estambul, estratégicamente situada en las inmediaciones del aeropuerto internacional Ataturk.

La ciudad turca se ha convertido en la meca de los calvos de Europa y Oriente Medio, transformados en ex calvos en un fin de semana y por apenas 2.000 euros, una verdadera bicoca, comparada con los precios de las clínicas europeas, de 4 a 6 veces más altos. Turquía es ya el segundo país del mundo donde más injertos capilares se llevan a cabo, sólo por detrás de Estados Unidos.

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

“Como toda técnica o tecnología que se precie, el FUE [siglas de “Follicular Unit Extraction”] ha ido bajando su precio, hasta hacerse asequible a mucha gente que antes no podía ni soñar con volver a tener pelo”, me explica Roberto Capomazza, fundador de MicroFUE, la empresa que representa al doctor Acar y sirve de puente para llevar desde España, Italia y Sudamérica a miles de calvos (cerca de 2.000, en lo que va de año) a Estambul.

La técnica de autrasplante capilar la inventó el doctor japonés Okuda en J1939. A finales de los años 80 empezó a mejorar la técnica y hoy en día se ha convertido en la técnica más eficaz para el injerto capilar. Como bien explica Capomazza, si hace unos años sólo era a accesible para magnates con complejo de Peter Pan, como Berlusconi, o estrellas de Hollywood, como Nicholas Cage o John Travolta, hoy cualquiera que sea capaz de ahorrar 2.000 euros puede entrar en el Club de los Ex Calvos.

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

Uno de estos Ex Calvos es el que fuera jugador del Atlético de Madrid, Milinko Pantic, que se hizo su primera intervención hace 15 meses con la ayuda de Microfue y ha vuelto a ponerse en manos del doctor Acar para una segunda ronda: “Me había quedado como una bola de billlar, así que he tenido que hacerme dos operaciones para que la zona donante se recuperara y repoblar toda la cabeza”, me cuenta. Solo con la primera intervención, su aspecto es mucho más juvenil: “Me ha cambiado la vida. Mucha gente ni me reconoce por la calle… o cree que soy una versión mía de hace diez años”.

En el año largo transcurrido desde la primera operación, Pantic recibió la oferta de hacerse la segunda intervención en España “pero preferí hacerla con el doctor Akar, aquí [en Turquía] me sentí muy bien tratado”.

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

Como no podía ser de otra manera, las clínicas españolas están de uñas contra la competencia turca, e incluso organizan boicots a los intentos de sus colegas otomanos por captar clientes en nuestro país. Un grupo de clínicas de trasplante han organizado una campaña de protesta contra el Colegio de Médicos de Oviedopor prestar sus instalaciones para la conferencia de un especialista turco en la técnica FUE: “El ilustre Colegio Médico de Oviedo favorece el turismo sanitario low cost a países islámicos”, reza el desafortunado encabezado del escrito de protesta:

“El Ilustre Colegio de Médicos de la capital del Principado de Asturias favorece el turismo médico Low Cost a países islámicos, permitiendo que usen sus instalaciones para que pasen consulta gratuita cirujanos de estos países, que no tienen la Titulación de Licenciado en Medicina reconocido en nuestro país, ni están colegiados ni dados de alta en la seguridad social, ni pagan impuestos por su actividad. Es hora de pedir la dimisión del Presidente del Colegio, al no defender ni a su colectivo, ni a los pacientes, ni a Asturias ni a España”.

El motivo de la desazón de Sánchez es evidente: los turcos vienen a llevarse sus clientes potenciales… y estamos hablando de un negocio enorme. La gerente de Tamara Sánchez, del centro ovetense In Hair Clinic reconoce que la competencia turca hace mella en la cuenta de resultados: “La diferencia de precio entre hacerse un injerto en España y hacerlo en Turquía no es tan grande como acostumbraba a ser, porque nuestras tarifas han bajado mucho, precisamente por la competencia de Turquía”, me cuenta por teléfono Tamara Sánchez. “La diferencia no pasa hoy de 1.000 euros”, asegura. Hacerse un injerto de unos 3.500 cabellos cuesta en In Hair Clinic “unos 4.550 euros, y en Turquía, 4.000”.

El director de MicroFUE pone en duda las cifras que maneja su colega: “Nuestro precio es de 1.990 euros para 5.000 folículos. En España, por 4.500 euros puedes ponerte 2.000 o 2.500 folículos, de modo que la diferencia no es de 1.000 euros sino mucho más. Por otra parte, me gustaría saber si las clínicas españolas ofrecen una garantía de diez años, como hacemos nosotros”. Además, insiste Capomazza, “los médicos turcos tienen una experiencia mucho mayor que sus colegas españoles, eso es algo fácilmente contrastable: en apenas 5 años que llevamos operando MicroFUE ha llevado a más de 7.000 personas a Turquía”.

Siete mil Ex Calvos como David, un joven sevillano de 36 años que venía rapándose desde los 24 años y hace un par de años decidió ponerse pelo… y contarlo al mundo en YouTube: “El pelo parece una tontería, pero se relaciona con la edad. Yo nunca había pensado en la idea de volverme a peinar, pero después de unos meses, empiezas a cuidartete cuidas más, te apuntas al gimnasio, te vas quitando años y la gente te lo dice”. David también se operó en la clínica de Levent Acar en Estambul… y no una, sino dos veces.

¿Cuántos calvos han ingresado ya al selecto Club de los Ex Calvos? Los últimos datos disponibles hablan de 1 millón de personas (el 90%, hombres) en 2014 -358.000 en procedimientos quirúrgicos y otras 697.000 en no quirúrgicos- un crecimiento del 28% desde 2012, para completar un negocio de 2.500 millones de dólares, que con certeza ha crecido otro 20-30% desde entonces.

Por su ubicación estratégica, sus indudables atractivos y la calidad de sus clínicas, Estambul se ha convertido en la Meca de la cirugía capilar en Euroasia: calvos de Europa, Oriente Medio y Asia acuden en tropel para ingresar en el Club de los Ex Calvos: 300 clínicas atienden a 6.500 pacientes extranjeros al mes y dejan un maná de 7.000 millones de dólares anuales en el país. Turismo capilar, le dicen.

“Dentro de 20 años los calvos serán una especie en extinción”

Y esto sólo es el principio: 1 millón de calvos al año puede parecer mucho pero es una ínfima cantidad de todos los hombres que sufren -sufrimos- alopecia en distintos grados: el 40% a la edad de 35 años, el 65% a los 60 y el 90% a los 85, entre los caucásicos, los más proclives a perder pelo. Estamos hablando de cientos de millones de calvos… o con entradas o con pelo ralo, un filón fabuloso que justifica el corporativismo de los médicos españoles.

Mientras se mejoran y abaratan las técnicas de trasplante capilar, las farmacéuticas están poniendo enormes recursos en la cura de la calvicie. Todo hace indicar que los calvos están (estamos) en franca retirada. Como expresa gráficamente Roberto Capomazza, il capo de MicroFUE, “dentro de 15 o 20 años los calvos serán una especie en extinción”.

Aquí puedes conocer mejor la técnica FUE. Con información de Plastic Surgery Practice y Hindustan Times.

http://blogs.publico.es/strambotic

Deja un comentario