Siete cosas que puedes hacer con un cadáver (aunque quizás no deberías)

Strambotic

Lenin

El muerto al hoyo… O quizá no tanto. Un cadáver puede dar mucho de sí, y no hablamos solo de reaprovechar sus órganos o de ceder ese cuerpo serrano a la ciencia. Hoy ponemos sobre la mesa varias propuestas si no quieres tener un entierro convencional y quieres marcarte un plus de originalidad. Eso sí, dan un poco de grima. ¿Te atreves a llevarlas a cabo?

Ser exhibido en un mausoleo

¿A qué nos referimos? A convertirte en atracción turística. El mejor ejemplo es el del cadáver de Lenin, que se puede ver en la Plaza Roja de Moscú 90 años después de su fallecimiento. Según cuenta Abc, cada dos años hay que conservarlo de nuevo, “introduciendo el cuerpo durante 30 días en glicerol, formaldehído, acetato de potasio, alcohol, peróxido de hidrógeno y soluciones de ácido y sodio acético”.

¿Por qué nos da repelús? Cuesta ver un cadáver como atracción turística, pero tampoco queremos pensar lo que puede suceder si te equivocas con el líquido de embalsamar y el cuerpo empieza a oler. Paciencia y temple.

Gato y radiador

Que tu cuerpo irradie calor

¿A qué nos referimos? A eso de que la materia no se crea ni se destruye, sino que se transforma, llevado al máximo exponente. En la ciudad sueca de Helsingborg, desde 1997, se usan los crematorios locales para suministrar hasta un 10 % de la electricidad de los hogares. Incluso, en Durham (Reino Unido), anunciaron que iban a vender la energía que se generara durante el proceso. Casi nada.

¿Por qué nos da repelús? Una cosa es que un tanatorio haga negocio con los muertos, pero esto quizás es llevarlo demasiado lejos.

Que hagan una obra de arte contigo

¿A qué nos referimos? A lo que hace 20 años el doctor Gunther von Hagens: organizar la exposición ‘Body Worlds’, que muestra por todo el mundo (aunque parte de la colección está de forma permanente en Berlín) el interior del cuerpo humano: músculos, órganos, venas… Si quieres donar tu cuerpo y convertirte en una obra de arte, solo tienes que contactar con ellos.

¿Por qué nos da repelús? El plan de ir a pasar la tarde a ver cuerpos despellejados no parece muy atractivo. Por otra parte, ¿cuáles serían los comentarios que harían los visitantes que vieran nuestro cuerpo, si lo donamos a este proyecto? “Hum, qué esternocleidomastoideo más raro”, “Parecía una persona fea”… ¿Queremos pasar a la posteridad por esto?

http://www.youtube.com/watch?v=l6LDRQV6XbA]

Convertirlo en abono

¿A qué nos referimos? El Urban Death Project, de Seattle (Estados Unidos), es una especie de instalación en la que los familiares pueden depositar el cadáver de un allegado, dejar que se decomponga durante seis semanas y recoger luego el producto resultante para usarlo como abono. Según sus promotores, se produce un compost de alta calidad nutritiva. ¡Olvídate del estiércol de vaca para tu huerta! Eso sí, habrá que esperar hasta 2020 para que el edificio que albergará los cadáveres, financiado a través de Kickstarter, esté listo.

¿Por qué nos da repelús? No nos termina de convencer eso de usar a nuestro abuelo para que las patatas crezcan fuertes y sanas.

Coche y cadáver

Usarlo en pruebas de coches

¿A qué nos referimos? Todos hemos visto a los muñecos que se utilizan en las pruebas de resistencia de los coches, pero también hay quien utiliza los cadáveres para obtener mayor fiabilidad. Al parecer, los efectos de un impacto se ven mejor en un cuerpo humano que en un muñeco y por eso es mejor utilizar la carrocería de alguien que ya no está aquí. En España, concretamente en Alcañiz (Teruel), está uno de los pocos centros que hace estas prácticas con cuerpos donados para la ciencia.

¿Por qué nos da repelús? No nos queda más remedio que hacernos muchas preguntas: ¿Cómo se maneja un cadáver para colocarlo en el asiento del conductor? ¿Está embalsamado? ¿Qué se hace después con él? ¿Se le devuelve a los familiares con golpes?

Probar armas de fuego

Para practicar con armas de fuego

¿A qué nos referimos? A una práctica abandonada ya. A finales del siglo XIX, un capitán del Ejército estadounidense, Louis LaGarde, recibió la orden de probar un nuevo rifle. Parece que lo único que se le ocurrió al señor LaGarde fue colgar cadáveres desnudos del techo y dispararles varias veces.

¿Por qué nos da repelús? Porque podían haber optado por cualquier cosa, como muñecos de contrachapado o de cartulina, o de cualquier otra cosa. Igual de efectivos y menos macabros.

Solomillo

Usarlo como plato de alta cocina

¿A qué nos referimos? Mark Kalenderian es un chef  que, en medio de una discusión sobre el uso del ‘foie gras’ y de los animales que son engordados en exceso para poder conseguirlo, sugirió a una defensora de los animales que dejaría de usarlo para sus platos si ella le daba “su cadáver desmembrado”.

¿Por qué nos da repelús? Un cabreo no puede justificar decir semejante burrada. Además, ¿quién querría comer un plato preparado con un cadáver habiendo ‘foie gras’?

Con información de The Daily MailCuatroAuto BildSlate y Ratter.

http://blogs.publico.es/strambotic/

Deja un comentario