Un poema de Nieves Alvarez

Imagen relacionada

Sobre la mesa lloran los poemas, 
un diccionario aprende geografía 
y las manos del tiempo
columpian las palabras
entre imposibles árboles frutales.

Sentada en esta silla de las horas, 
puedo escribir amor y escribir beso
y estar hablando sola
mientras duerme
en las nubes de un libro
el duende de la tarde.

Nieves Alvarez

Deja un comentario