DAVID JOSÉ MÁRQUEZ BOLAÑOS: 2POE+

No hay texto alternativo automático disponible.

NIRVANA

La vida es una des-ilusión

como lo son estas palabras ultrajantes

el mundo es metrópolis caótica

 como lo son estas letras incoherentes

nosotros que hemos

renunciado al dinero y a las armas

dormimos por las calles

 padeciendo hambre

cobijados por andrajos

consumidos por el cáncer

somos el cáncer

abandonados por todos

sepultándonos vivos

emergemos de la tierra y devoramos cerebros

nosotros que hemos

provocado disturbios

auto-derruyéndonos

creemos ser

felices

intentamos ser

alegres

placer irónico

para-no-ico de-si -lución-hable

el hermoso desastre

cuando regresa la anestesia

celebramos en las ruinas

nosotros que hemos

engendrado la in-tranquilidad

carecemos de esperanzas

y donamos nuestros días

polinizando el crimen

Él Des-acuerdo-sistema

repugna el juego

no juega

tal vez por benigno

quizás porque era extranjero

ha dejado su cuerpo a los buitres

y no ha creído

ni una sola historia

de las que le contaron

para ser inocente

a pesar de su atrevimiento

de renegarse a ser cenizas

y arde en el fuego.

SI LOS COMPUTADORES SINTIERAN

Observo cuadros de Van Gogh  por internet

¿Cual habrá sido el motivo de mutilarse la oreja?

¿Sería el contraluz en los colores de su pintura

O un regalo para su amada?

A la vez escucho a kurt Cobain de Nirvana

lo imagino viniendo como se le daba la gana

oliendo a espíritu joven

mientras buscaba algo en el camino

Alguien me envía un mail de Ernest Hemingway

se volaron los sesos con una escopeta

para decirle adiós a las armas

Intentando ser el salvavidas de Virginia Woolf

desembocada en el oleaje  espumoso

donde se emparamaba su diario de escritora

y dicen que estoy loco

pero un demente no tendría nostalgia de Eleonora llorando

el cadáver borracho de Edgar Allan Poe en una cañería

Además hubiese sido tan sencillo

abrirle la puerta a Raúl Gómez Jatin

aunque en la noche le hiciera apología a los alucinógenos 

y en la mañana fuera un dios que adora

 en su valle y en su pueblo

para que lo atropellara un bus

y se desplomara como un caballo…

Continúo navegando

hay un retrato de Jim Morrison

induciendo a cierta  mística psicodélica

chateo con gente extraña

y le escribo a María Mercedes Carranza

“Ven nena enciende mi fuego

Soy un jinete bajo la tormenta”

 Ella contesta

“Tengo miedo y vos tan atravesado

con veinticinco años de vida agitada

se agotara tu espíritu

 Ángel empantanado

toma un frasco capaz de matar

 un elefante rosado

Andresito Caicedo

y permite que descanse en paz la guerra”

Me derrumbo sobre el teclado

si los computadores sintieran

no dudarían en suicidarse

siento escalofríos por la existencia  terrorífica

que me produce nausea y furia

destruyo la maquina

cerrando los ojos

 remembrando la vida

donde estamos hartos

 de sepultar

mártires románticos e incomprendidos

testigos impulsivos  de lo inevitable.

http://www.revistaelhumo.com

Pintura de Juan A. Pérez

 

Deja un comentario