JOAQUÍN EGUREN: POEMAS

JOAQUÍN EGUREN: POEMAS

ELLOS Y NOSOTROS

Ellos sonríen a la cámara,
nosotros apenas nos inmutamos.
Ellos tienen 2 mil amigos en Facebook cada cual más importante y fotos con botellas de ron, pisco y whisky.
Nosotros tenemos dos páginas de Facebook y fotos de gatos, libros y un par de eventos deportivos.
Ellos viven solos,
Nosotros vivimos con nuestros padres.
Ellos parecieran tener un poder de endeudamiento superior al nuestro,
Nosotros no tenemos deudas argumentando que el crédito es la pérdida de “libertad”.
Ellos escuchan música que se etiqueta como carretera,
Nosotros escuchamos música que la gente llama depresiva.
A ellos les va bien,
A nosotros no tan bien.
Ellos se ven felices,
Nosotros nos vemos atrapados entre la juventud y adultez y vice versa.

¿Por qué ellos publican su maravillosa vida en Facebook y nosotros no hacemos más que llenarnos de preguntas?

 

PENSAMIENTO FRAGMENTADO

Estoy escupiendo
poco a poco
lo que a mi cuerpo daña.

Descubrí que siempre llegué tarde,
tardé en descubrir que mi educación era un engaño,
tardé en descongelar mi corazón y entregarlo a la persona que amaba,
tardé en abandonar la rutina y entregarme a la creación.

Así voy, escupiendo fragmento a fragmento
lo que he callado
porque el sistema me exige estar bien
y si no estoy bien,
bueno ahí tienes las pastillas, el alcohol, la marihuana y un par de webadas más.

Espero que estos escupos
sean el prólogo del gran vacío,
aquel momento en que mi ser vomitará
todas las cosas que le han sido inventadas.

Desde ese punto
podré fundar un nuevo ser sobre mi piel,
comprenderé que no soy un cerebro,
sino que soy cuerpo, música, espíritu y comunidad.

Duele, la garganta se aprieta y los recuerdos
van y vienen,
no hay más alternativas,
es esto o me meto en uno de esos ternos
y me convierto en alguien en la vida,
alguien con casa,
con un auto,
dos hijos,
un crédito de consumo
y un constante sentimiento de evasión.

 

 

LA PREGUNTA

¿Qué corre por tus venas que no puedes dormir?
Intentas despejar la mente
visualizando recuerdos de gratas jornadas,
alguna felicitación, risas o quizás un saludo inesperado.
Estático, regulando la respiración
aún sientes tus latidos golpear el centro de tu corazón,
preguntando insistente en el porqué de esta sensación.
Las palabras desvarían y de pronto te sumerges
en los recuerdos que reprimes de día,
aquellos que te llevan a tus peores decisiones,
te atacan, te cuestionan y te dejan paralizado.
Vuelves a controlar tu respiración,
esta vez te apoyas en alguna melodía
pero tu cabeza gira tan rápido, que ya en la primera línea
tú mente deletrea la segunda y así se vuelve a descontrolar.
Todo esto envuelto en un sórdido zumbido,
un constante flujo de estática que no deja nunca a tu cerebro descansar.
Es así como pasas noche tras noche,
soñando que algún día tu cuerpo deje de preguntar,
deje de ahondar en los rincones más profundo de tu ser,
esperas ser bueno, porque bueno eres, pero el tiempo
te ha hecho entender que eres un bueno que la prensa, la gente,
el sistema disfraza de malo.
Quieres responder la pregunta,
a veces respondes bien con un par de piruetas deportivas,
otras simplemente caes en el cara y sello de una canción desesperada.
¿Quién imaginaría que el solo hecho de dormir
se transformaría en todo un problema del psicoanálisis
durante nuestro siglo XXI?

 

 

REGISTRO CIVIL

 

Sacas un número de la máquina
que te conduce a tu objetivo,
pronto serás insertado en un chip
que te dará acceso a todas las maravillas del libre mercado.

Detrás del escritorio nadie te ve,
no hay explicaciones para tu solicitud
y al menor intento de conversación
te interrumpe un profundo no.

Así es como confirmas
que la calidad de los servicios públicos
no es más que el reflejo de la calidad del ser humano
en tiempos donde el dinero todo lo compra.

Terminas el trámite en cinco minutos
y comienzas a preguntarte por tu foto,
tu cara, tu juventud, el paso de los tiempos,
el uso del lápiz, tu índice izquierdo,
el correo electrónico, tu profesión,
lugar de residencia, padrón electoral.

Preguntas que te acompañarán durante todo el día
y que inevitablemente terminarán con una profunda duda
de saber si lo que eres ahora,
lo quería tu ser del pasado,
que si el presente es mejor que el futuro
que si Chile es realmente un país con gente de carne y hueso
y que si mañana tendrás algo que contar a los que vienen detrás tuyo.

Venga a buscar su carnet el día jueves,
eso, eso era lo que tenía que recordar.

JOAQUÍN EGUREN: POEMAS

Joaquín Eguren (Santiago de Chile, 1990). Licenciado en Educación con mención en Inglés y Pedagogía en Inglés por la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. El 2014 publica su primer poemario Concreto(Opalina Cartonera, 2014). Ha publicado dos libros de traducciones de poesía romántica inglés William Blake Poemas Elementales (Hipérbole Ediciones, 2016) y William Wordsworth Poemas Elementales (Hipérbole Ediciones, 2016). Su poema Misión Solar fue incluido en la Antología de conspiradores(Marciano Ediciones 2016).

 

http://www.revistaelhumo.com

 

Deja un comentario