Museos de dinero

 Museos de dinero
Museo Louvre  en Abu Dhabi 

 La pintura fraudulentamente atribuida a Leonardo Da Vinci y subastada en 450 millones de dólares será donada por su comprador, un príncipe saudí,  al Museo Louvre de Abu Dhabi, con esta pieza ahora ya existe el museo y no porque sea una gran obra, no lo es, de hecho no es auténtica, es porque van a colgar 450 millones en la pared. Los nuevos museos se han convertido es un alarde económico, han abandonado su misión de generar y resguardar el conocimiento, concesionan su nombre o marca, son escaparates de la riqueza económica y la ostentación. La arquitectura estrambótica, como el de Louvre de Abu Dhabi, derrocha un lujo que no es lo primordial en un museo, que debe ser funcional y seguro. 

 Museos de dinero
Museo Louvre  en Abu Dhabi 

 El precio de los museos es parte de la campaña, cada museo reciente posiciona a ese país como rico y poderoso, es el caso más que obvio de los museos en Dubai y Abu Dhabi que se presumen como si fueran hoteles de lujo o atracciones de Las Vegas. Los podrían rellenar con cajas de cerillos, que no dudo que un artista VIP lo haga un día, lo importante es que ese edificio inmenso y estrafalario sea un espacio para que algo costoso esté adentro y sea un símbolo de la capacidad adquisitiva. Los arquitectos lo saben y diseñan edificios que parecen naves espaciales o escenografías de películas de Spielberg, los supuestos concursos de construcción los gana la propuesta más delirante, con espacios muertos, materiales ultra costosos, mantenimiento difícil  y carísimo, acceso imposible, lo de menos es el público, están pensados para la fotografía en la revista de arte y en los periódicos, para declarar a nivel planetario que invirtieron una fortuna, para el lucimiento de patrocinadores y gobernantes en la fiesta de inauguración. El público va a estos museos a ver dinero colgado en las paredes, derrochado en la construcción, son parques temáticos del lujo, como los centros comerciales, son millas doradas inaccesibles y el público se comporta igual, hacen window shopping, ven obras por lo que costaron. El acervo de esos museos está pensado en base a su precio, las obras son las sumas que alcanzaron en subasta, esa es la temática, la misión y la vocación del estos museos, son bóvedas para exhibir inversiones rápidas, de adquisiciones en subastas mediáticas, ser el escaparate de la especulación del arte. 

 Museos de dinero
Abu Dhabi Performing Arts Centre by Zaha Hadid.

Los primeros museos modernos provienen de la Revolución Francesa, se hicieron con el objetivo de formar un acervo social de esa riqueza individual, la de los reyes en ese caso, ahora esa misión ha perdido ese sentido porque la apreciación del arte está trastocada en valor económico, exponerlo al público no es una búsqueda social, es una campaña de publicidad. El mecenazgo está desvirtuado, los compradores son los nuevos apostadores en el casino de las subastas, no es una vocación dirigida a coleccionar cierto tipo de obras. Es el nuevo capitalismo, la dictadura del dinero, un poder supremo que carece de valores y de escrúpulos.  

PUBLICADO POR AVELINA LÉSPER 

http://www.avelinalesper.com/

Deja un comentario