File:Tea in different grade of fermentation.jpg

I say let the world go to hell, but I should always have my tea.

—Fyodor Dostoyevsky

“El té es una religión del arte de la vida”, escribió alguna vez Kakuzō Okakura en El libro del té, un ensayo en torno al papel que juega esta bebida en la vida estética y espiritual de Japón. Y es que el simple hecho de preparar té tiene ya una poética implícita que rara vez es percibida a cabalidad, al menos en Occidente (eso sin mencionar su delirante gama de sabores). En el texto, Okakura también habla sobre una de las más encantadoras características del té y su cultura: la simpleza —y todas las posible lecciones, físicas y metafísicas, que ésta implica. A esto se podrían agregar otras de sus grandes virtudes: la elegancia y, sin duda, la dignidad.

1guiate 
propiedades medicinales del té son conocidas (así como sus impresionantes capacidades antioxidantes), pero las características de la planta de la que se extrae y los diferentes procedimientos que existen de procesarla para lograr cada una de sus variedades, son poco conocidas.Todos los tipos de té vienen de un arbusto llamado Camellia sinesis. Proveniente del sur de China y algunas regiones del sureste de Asia, sus hojas se cultivan para elaborar la deliciosa bebida. Su carácter y sus efectos sobre el cuerpo son únicos, y varían de acuerdo al tipo de té.

2guiate 
A continuación, una breve descripción de las principales variedades de este elixir cuyo carácter definió con tanta precisión Okakura como una bebida que “no tiene la arrogancia del vino, la autoconciencia del café, ni la inocencia simplona del cacao”: 

Té negro

Como el cacao en la América precolonial, el té negro funcionó como moneda de cambio durante siglos. Para producirlo, las hojas de la planta se dejan marchitar, y al perder el agua, absorben más oxígeno del aire. La mayoría de los tés negros se dejan oxidar completamente, razón por la cual son oscuros de apariencia, contienen una mayor cantidad de cafeína que otras variedades y pueden ser almacenados durante años sin que pierdan su sabor o efectos. Existen muchas formas de tomarlo y prepararlo, aquí algunas recomendaciones de los ingleses, bebedores profesionales de té negro.

Té verde

Para producir el té verde, las hojas de la Camellia sinesis sólo se marchitan brevemente. El proceso de oxidación de esta variedad de té se detiene calentando las hojas. Los tés verdes guardan sabores sutiles y tonos secretos, y son el deleite de cualquier amante del té. No debe dejársele más de unos pocos minutos en agua caliente, porque si no se tornará amargo.  Sus efectos positivos para la salud son ampliamente conocidos y aparecen documentados en tratados de medicina tradicional china desde hace siglos.

Té blanco

Por sus propiedades curativas y antioxidantes, por su rareza y majestuosidad, el té blanco se conocía en China, como el “té de los emperadores”; por su escasez, éste era reservado para la gente adinerada y las clases altas. Sutil, complejo y ligeramente dulce se produce usando solamente los brotes más tiernos de la planta de té justo antes de que éstos se abran, para luego secarlos al sol.

Té amarillo

Es una variedad rara y costosa de té cuya característica principal es su dulzura. Se procesa más o menos igual que el té verde, salvo que las hojas del té amarillo se tratan con vapor, esto hace que el proceso de oxidación disminuya, dándole a las hojas un característico tono amarillento.

Oolong

Su nombre significa “té del dragón negro” y  es uno de los más conocidos y consumidos tés chinos. Las hojas se marchitan y se dejan secar bajo un sol muy intenso, y se permite que se oxide antes de que las hojas sean torcidas o dobladas para empacarse. Existen muchas variedades de oolong, que resultan en una amplia gama de sabores, desde té dulce y afrutado, hasta té más amaderados y corpulentos.

Pu-erh (o té rojo)

Durante cientos de años, esta clase de té era consumido únicamente por la nobleza china. Se trata de un té que se fermenta en barricas de bambú, un proceso que (como en el caso del vino) puede tomar de 2 a 60 años, y las hojas con las que se prepara provienen de árboles viejos. El té pu-erh se transporta y comercializa en bolas compactas que se deshacen antes de su preparación.

http://www.faena.com/aleph/es/articles

 

Imágenes: 1) Wikimedia Commons 2) Creative Commons 3) Creative Commons