El ‘delito’ de dar el pecho en público

El ‘delito’ de dar el pecho en público

Se comparte estos días en Internet una noticia falsa que advierte de penas de cinco años de prisión para las madres que den de mamar a sus hijos en la vía pública. Es una información atemporal que no habla de un país concreto, aunque lleva ya al menos un par de años recreándose en distintos lugares de América.

El ‘delito’ de dar el pecho en público

De hecho, esta fake news que recae ahora en España, se viene difundiendo insistentemente desde hace tiempo en lugares como México y Argentina. Y allí, como en nuestro país, tampoco existe impedimento legal alguno para dar el pecho en público.

Eso sí, igual que hay una amplia representación de madres por la lactancia, que incluso convocan concentraciones para dar de mamar a sus pequeños en lugares públicos y se agrupan en asociaciones, también hay demasiados hipócritas a quienes les parece inapropiado e incluso “obsceno” algo tan cotidiano y necesario como alimentar a los hijos de manera natural allí donde sea preciso.

El ‘delito’ de dar el pecho en público

El ‘delito’ de dar el pecho en público

Ni eEspaña, ni en Argentina, ni en México es ilegal hacerlo. Al contrario, en Argentina se pelea legalmente para que las madres disfruten de este derecho sin ser discriminadas, ya que en algunas ocasiones éstas han denunciado las dificultades que han tenido para amamantar a sus hijos en determinados lugares públicos, de donde han sido invitadas a marcharse para “no molestar a los presentes”.

En México el rechazo de algunos a la lactancia materna pública ha llegado a ser alarmante, y eso acabó llevando a los gobernantes a tomar medidas para tratar de impulsarla. Según podemos ver en YouTube, hace tres años se popularizó en ese país un vídeo en el que se increpa a una madre que da de mamar a su hijo al grito de “los pechos no se exhiben, hay niños, eso se hace en casa”.

El ‘delito’ de dar el pecho en público

Hechos como ése, propios únicamente de auténticos gañanes, llevaron a más de un centenar de mujeres a convocar una “tetada masiva” o “teteada”, en un centro comercial de Guadalajara, bajo el lema “el mundo es mi sala de lactancia”. Gracias a acciones como ésa, desde 2017, en varios Estados mexicanos, cualquier persona que increpe a una madre que da de mamar a un bebé en un lugar público puede ser detenida por ello.

También en el centro de la capital argentina, Buenos Aires, fue convocada una concentración de este tipo el pasado año como queja por la prohibición de algunos establecimientos de permitir que las madres den allí el pecho a sus críos.

El ‘delito’ de dar el pecho en público

Eliges tú

La única limitación a la lactancia en público que debería plantearse es la que marcan algunas madres, que sienten cierto reparo, cierta vergüenza, de hacerlo delante de otros. Para ellas también hay lugares especialmente habilitados en grandes superficies. Pero la posibilidad de que las mujeres elijan dónde dar el pecho siempre ha de ser libre, y solo optar por un lugar más íntimo si es la mujer quien así lo prefiere. No porque se vea obligada a ello por otros que no entienden que dar de mamar a un hijo cuando lo requiere debe ser algo tan natural como respirar.

Está comprobado, y así lo afirman tanto la Organización Mundial de la Salud como Unicef, que la leche materna es el mejor alimento para el desarrollo y crecimiento de un bebé. Y la OMS recomienda que la lactancia se prolongue durante los dos primeros años de vida del menor.

Hay países que han ido lejos en este sentido, como el Reino Unido, donde la posibilidad de dar el pecho en lugares públicos está garantizada por ley desde 2010, y precisamente lo que considera discriminatorio esa ley es prohibirle a una madre dar el pecho a su hijo allá donde lo necesite.

En España, aún se buscan fórmulas para garantizar la lactancia sin discriminaciones, pero aún habrá que trabajar mucho. Sirva como ejemplo que en 2013, una madre llamada Carmen Vega fue invitada a marcharse de un establecimiento de la firma irlandesa Primark en Sevilla por dar el pecho en la tienda. De momento, poder amamantar en público es un derecho desde 2015 en el País Vasco, como también ocurre en la Comunidad Valenciana. En la ciudad de Pamplona, todas las dependencias municipales están declaradas “espacios de lactancia materna”.

Mal ejemplo

Las redes sociales no son precisamente un buen ejemplo de normalidad en lo que a dar el pecho se refiere. Facebook o Instagran han vetado en muchas ocasiones fotos de mujeres dando de mamar a sus hijos, por esas políticas suyas que marcan que ver un pezón puede ser algo ofensivo. Y, sin embargo, episodios de extrema violencia se nos muestran habitualmente en las redes, con crudísimas imágenes que se publican sin ningún problema.

Luis M. García

http://blogs.publico.es/bulocracia

Deja un comentario