“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

Jaime Noguera

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

Fe de errores:Aunque inicialmente este texto fue publicado bajo el título “En el manual de higiene sexual de la Legión Española sólo falta la cabra”, hemos sido informados de que el folleto protagonista de este artículo iba dedicado en realidad a otro cuerpo de la infantería española: los Regulares. Pedimos disculpas y procederemos a ponernos durante unas horas el cilicio bien apretadito.

La creación de Regulares (tropas indígenas) se debió en gran parte a la protesta de la población civil en la península, secundada por la prensa, por la participación de soldados españoles en la Zona del Protectorado. Los antecedentes como unidad con tropas indígenas se encuentran en la formación de la Compañía de Moros Mogataces de Orán y en otras unidades, como la Milicia Voluntaria de Ceuta y la de Tiradores del Rif.

En la primera mitad del siglo XX, las autoridades militares decidieron distribuir entre los soldados de esta fogosa tropa un manual de profilaxis sexual. El breve texto da una serie de consejos (o algo) sobre como librarse de enfermedades sexuales, como por ejemplo “Huid de las mujeres que están con el PERIODO”.  De haber sido publicado hoy en día, los responsables de su redacción habría sido llevados ante el paredón, aunque fuese el mediático.

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

Parece claro que la tal POMADA BLECONOL (allá donde esté) patrocinaba el folletito “Como disminuir el contagio venéreo”, repartido entre los  miembros (nunca mejor dicho) de las Fuerzas Regulares Indígenas de la Infantería de Melilla. En concreto el grupo número 2 

Lo de “exigir una toalla limpia para secaros” nos hace pensar que los legionarios iban a practicar principalmente sus relaciones sexuales en lupanares, cosa de lo más común en la época. Dentro del manual de instrucciones también aparecen una serie de aforismos que tampoco tienen ningún desperdicio.

Si pillas el bicho, ¡sin permiso!, he dicho

No todo iba a ser pedagogía. Por aquel entonces lo que se estilaba eran las medidas punitivas. Si  traías una gonorrea o una clamidia al cuartel, perdías la posibilidad de disfrutar de un permiso para irte a infectar a alguien más. Además, te pegabas dos meses en el calabozo. Si la enfermedad venérea contraida era la temida sífilis, te quedaba chupar mili hasta que estuvieses totalmente curado. Como indicaba la guía “oscilando este tiempo entre 4 y 5 años“.

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

Las frases finales pretendían concienciar sobre lo bella que era una vida saludabley lo patriótico que era ponerte POMADA BLENOCOL antes de encamarte con alguna profesional del amor. Pero los creadores de “Como disminuir el contagio venéreo”, tenían todavía un último cartucho en la recámara para asegurarse de que untases bien con la crema recomendada tu preservativo: aforismos (según la Wikipedia, “declaraciónes u oraciónes que pretenden expresar un principio de manera concisa, coherente y en apariencia cerrada”). Leed, leed…

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

Aquí dejamos las frasecitas de marras para que podáis copipastearlas:

“A juventud viciosa, vejez penosa.”

“El vino y la mujer el juicio hacen perder.”

“Andaos a ‘ESO’ y os quedaréis en los huesos.”

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

“El desorden lleva al Hospital al hombre”

“Amigos de venus, enemigos de sí mismo”

“Más crímenes comete una prostituta sola que MIL bandidos con pistola”

 Visto en el twitter de JM Lloreda (@jmlloreda). Con información de Wikipedia.

http://blogs.publico.es/strambotic

Deja un comentario