Muchos muertos, un dictador y un castillo

No hay mejor prueba que los Franco para demostrar que si se olvida el pasado, la impunidad llega al presente

Muchos muertos, un dictador y un castillo
Web de la inmobiliaria en la que está a la venta el Pazo de Meirás. En vídeo, la historia del Pazo. EUROPA PRESS / VÍDEO: EPV

 

El único momento de gloria que nos ha concedido el Pazo de Meirás desde que Pardo Bazán dejó de escribir allí sus novelas para que Franco pudiese firmar penas de muerte fue la boda de Jimmy Giménez-Arnau, a la postre el único asalto verdaderamente dañino a la dictadura, si bien ya un poco tarde. Pero esa boda, en la que el marqués de Villaverde acabó borracho jugando al tenis, no ha tenido sitio en el vídeo promocional con el que los Franco han puesto a la venta el Pazo siguiendo su tradicional modus operandi: poner precio a lo robado cuando ya no se puede disfrutar más de él. O como resumió el marqués, seguramente pidiendo ojo de halcón: “Llega un momento en que la vaca deja de dar leche y hay que comérsela”.

La inmobiliaria que colgó el vídeo promocional de Meirás sí utilizó para atraer compradores imágenes del NO-DO y de Franco, que son un activo turístico de primer orden. “Aquí comienza la jornada del caudillo”, dice el vídeo, “quien en las primeras horas de la mañana oye misa”. No dejan ni acabar la frase: la web colgada por avalancha de compradores. “Después del desayuno, que hace en la intimidad, se retira a su biblioteca y se repasa la prensa local para luego despachar con sus ayudantes los temas de mayor urgencia”. Los temas de mayor urgencia no se detallan porque hasta en internet hay unos límites; es obvio que nivel comercial llevamos tiempo tirando la casa por la ventana. Quien prefiera pagar una mansión frente a la playa de Aguete en lugar de vivir donde Franco escuchaba misa no sabe lo que es un verano de verdad.

Yo supongo que estoy reabriendo heridas, pero son heridas muy caras. Ésta de ocho millones de euros, concretamente. Ese mérito hay que otorgárselo a los Franco, y es un mérito insólito. Que la familia de un dictador viva en su país a todo tren con los millones amasados bajo el régimen y que siga haciendo fortuna 40 años después con propiedades usurpadas no tiene tanto mérito como el haber conseguido que buena parte del país, y no una parte menor y no siempre ultra, considere que señalar a su familia sea obsesionarse con Franco, denunciar la venta de Meirás sea volver a dar la matraca con el franquismo y desenterrar los muertos querer ganar la guerra.

No hay mejor prueba que los Franco para demostrar que si se olvida el pasado, la impunidad llega al presente. Porque lo curioso de tener un elefante en una habitación no es pensar en él. Lo curioso es no querer saber cómo ha llegado aquí.

https://elpais.com

Deja un comentario