Sacan a la luz un cuadro desconocido de Dalí que ilustra sus obsesiones de 1930

La obra, sin título, data de 1932 y se expone en el Heather James Fine Art de Nueva York

El cuadro sin título de Dalí que acaba de salir a la luz

Dalí firmó muchas de sus obras como «Gala Salvador Dalí». Era la forma que tenía de rendir homenaje a su amor. Es el caso de la pintura que se acaba de mostrar en el Heather James Fine Art de Nueva York. Se trata de un cuadro desconocido del pintor, que data de 1932 y que ha estado «olvidado» en una colección privada durante más de 75 años. Y no tiene título.

La obra contiene dos de los motivos recurrentes que, con la obsesión enfermiza que le caracterizaba, Dalí comenzó a utilizar en la década de 1930: la ventana que se abre al exterior y el poste que se «dispara» hacia al exterior, es decir, hacia nosotros.

Como no tiene título, resulta sumamente difícil reconstruir la vida pública del cuadro. Aunque no sabemos con exactitud dónde se expuso, ni cuándo, parece probable que se incluyese en una de las dos muestras que el artista celebró en la Galerie Pierre Colle de París.

El origen de la ventana

«Morphological Echo», de Dalí
«Morphological Echo», de Dalí – SDM

 

Según Nicolas Descharnes, el investigador que ha autentificado la autoría del cuadro, la ventana parece estar inspirada en la residencia del pintor en Portlligat. De hecho, sostiene que incluso el tubo podría estar inspirado en los mástiles de los barcos que abundaban en el paisaje de la ciudad. Además, destaca, la composición desequilibrada, lo que induce a pensar en que se trata de un estudio para otro cuadro. De hecho, la ventana y el poste reaparecen en otra obra posterior: «Morphological Echo» (1934-36) .

Este nuevo cuadro todavía no se ha registrado en el catálogo razonado de la Fundación Gala-Salvador Dalí, pero se espera que se termine incluyendo en él.

Más Dalís ocultos, a subasta

Este mismo miércoles la casa de subastas Sotheby’s pondrá a la venta tres obras del pintor que no se conocían entre el gran público. Se trata de dos cuadros y un dibujo de su etapa surrealista que habían permanecido en manos de una familia argentina que se las compró directamente al pintor cuando vivía en París.

http://www.abc.es/cultura/arte

 

Deja un comentario