Tremor de polvo rojo

Nieves Alvarez

La imagen puede contener: texto

Hola amigos, amigas, personas estupendas. Aquí os dejo el primer poema de mi nuevo libro (está a punto de ser editado por Amargord, con el título: “Tremor de polvo rojo”) que está pensado como una película y habla de la violencia machista en el hogar. El argumento, el guión del libro, es la vida. Pero… para saber más, tendréis que leerlo. ¿Cuándo? Pronto, muy pronto.
Gracias Cecilia QuílezMaría Ángeles Pérez López, Chema, gracias a todas las personas que siempre me han animado a seguir escribiendo. Lo habría hecho de todas formas, jajajaja, pero… gracias.

PREÁMBULO: SOBRE EL EJE Z

La vida (esa película de miedo
que cambia de escenario, 
de paisajes, actores, 
atrezzo, director,
y una escaleta múltiple
de fracasos y logros imposibles)
es el guión: el mismo, siempre el mismo.

Al final, muere el protagonista.

A veces, sin embargo, 
las escenas ofrecen
momentos lujuriosos, 
romanticismo cómplice
de errores en los versos.

Como muestra, una toma.
Comienza con un plano de recurso: 
camisón en el suelo, zapatos de tacón, 
botella de champán, perlas, corbata…
Imaginas un hotel en París, 
joyas, dinero, lujo, sobresaltos, 
amor eterno, gloria…
Plástico de felicidad, carmín, confeti.

Y finge la pantalla en su metraje, 
se ríen las secuencias, 
sientan plaza, hacen norma
los cánones de ritos y de cuerpos 
que empalagosamente invaden la retina,
cumpliendo la canalla misión de las estatuas: 
descolocar al gremio de los vivos.

Cuando vuelves a casa 
vira el plano, salta lo que te espera
y todo se termina.

Solo queda una imagen por rodar: 
tu sangre salpicando la pared. 
.
Nota: Dejo aquí la portada. Por cierto, la foto es de Miguel Angel Garcia.

Nieves Alvarez

Deja un comentario