Los abuelos nos van a salvar el culo (otra vez)

50 años no son nada en El Piensódromo

Los abuelos nos van a salvar el culo (otra vez)

La manera de medir medio siglo marea. Muchos de nosotros ni siquiera habíamos nacido. Es decir, son tiempos que pertenecen a la prehistoria. Otra era. Es una magnitud que uno puede imaginar, pero se construye así a lo bestia, a golpe de recuerdo si uno ha conseguido vivir todo ese periodo.

De pronto, ocurre algo que sirve de detonador para conectar una horquilla temporal por la que han pasado hasta tres generaciones. Es solo un hecho, un chispazo que, sin venir a cuento, hace que reflexiones acerca de la laxitud del calendario.

El sábado, tu madre y tu abuelo saldrán a la calle a reclamar unas pensiones dignas. Aunque haya quien intente pintar su situación como la de unos privilegiados, es un derecho que no solo se han ganado. Lo han pagado.

La táctica de hacer pasar un derecho por un privilegio es tan vieja como defecar en un agujero en el campo. Primero eran los controladores, por poner un ejemplo. Defendían un salario que habían luchado y que conlleva un extrema responsabilidad. Como no era un salario precario, te dijeron que eran el enemigo.

Después fueron los estibadores. Entrar a trabajar de madrugada, a la intemperie, entre contenedores de acero, también era un privilegio.

captura-de-pantalla-2018-03-16-a-las-0-54-35

Los conductores de metro, otros privilegiados. Al igual que cualquiera que se acercase a los 1.000 euros en su nómina. Al igual que cualquiera que tuviera trabajo.

Ahora, los pensionistas, tras mantener a familias completas, tras ser una de las patas en las que descansaba la precariedad de quien aún podía trabajar, son unos privilegiados «porque no han sufrido los rigores de la crisis tanto como otros colectivos».

Como tenían pedigrí en lo de cubrir las calles con gritos y pancartas, así lo han hecho. Lo han vuelto a hacer, como hace décadas. Y han recordado a muchos que los derechos, tras ganarlos, hay que mantenerlos sin mostrar piedad con quien trata de cercenarlos.

La cosa ha servido también para establecer un puente temporal entre el siglo XX y el XXI en un ejercicio más eficiente que el condensador de fluzo del Delorean.

Es posible que la playa no se encuentre bajo los adoquines, pero como te descuides, lo que tampoco va a estar ahí es la pensión de tu jubilación. Nos salvaron el culo hace medio siglo. Se han propuesto volver a hacerlo. Sin Twitter ni mierdas.

TRES FRASES PARA QUE TE HAGAS UNA IDEA DEL ROLLO DE HOY

  • El sábado salen a la calle nuestros abuelos y nuestros padres a protestar y a reclamar sus derechos.
  • ¿Recuerdas lo de Mayo del 68? Pues son las mismas mujeres y hombres, solo que 50 años más viejos.
  • Tenlo en cuenta cuando este fin de semana te lamentes en el bar de lo cruda que está la situación actual.

 

yayoflautas

 https://www.yorokobu.es

Deja un comentario