POE+ DE ALEXANDER ÁVILA ÁLVAREZ

POE+ DE ALEXANDER ÁVILA ÁLVAREZ

DORMIR NO ES SINÓNIMO DE DESCANSAR

menos cuando llevas a casa

el montón de basura y angustia

que no alcanzaste a fumar.                                

La vida es un estado de embriaguez peligroso

del que no siempre la resaca es curable

por eso el alcohol te regenera la memoria

al hacerte olvidar todo.

Como la fiesta donde el colado

es el que más goza,

así me siento en el mundo,

como una pulga adherida a la piel de las calles

que aprendió a comerse la bulla de los pitos

para poder sobrevivir.

Y ahí vas nuevamente

a poner la canción más triste

para que las esquirlas se esfumen

con cada escupitajo que expulse

tu desgastado hígado.             

Las personas se acercan

a pedirte de tu trago,

y se marchan.

Al final la nada

tú y la larga avenida

otra vez,

          solos,

en un extenso diálogo

balbuceante.

 

EL PÁJARO

Cuando niño,

encontré en un parque

un pájaro caído

al que dentro de una caja

quise abrigar sobre el televisor encendido.

Al regresar a casa

éste parecía un juguete;

incrédulo y confundido

lo cubrí con mis cobijas

y dormí con él varias noches.

Le hablaba

pero nunca respondía;

lo alimenté con trocitos de lombrices

pero no picoteaba.

No entendía

porqué empezó a oler mal

que inclusive llegué a bañarlo.

Cansados de aquella carne en descomposición

un día a la fuerza me lo arrancharon,

cercenando así su cuerpo

de cuyo interior muchos gusanitos a mis manos

cayeron.

Triste,

adopté a esas criaturas

hasta que la pena se me vaya

    

     pero ella nunca se me fue

tampoco los leales gusanos

a los cuales alimento de mis lágrimas

para que con sus heces

me devuelvan a mi querido pájaro

pero ese pájaro nunca vuelve

por eso escribe estos poemas

     para que lo encuentren.

 

LA RESACA DE VIVIR

Esto de levantarme solo

de saberte con el aliento mañanero

en otras fauces

(quizá te esquiven

yo siempre me he conformado

hasta con el olor de la mierda).

Es verte en los bares

                 feliz,

no poder acercarme

y tomar por el lado de la copa que bebiste,

simulando un beso.

Estar en esta barra viendo

cómo funciona el mundo

y no poder ser parte de él.

Las decenas de bolitas

de papel higiénico

tiradas en el piso;

ser el único que aún espera

tu llamada embrutecida del amanecer

para regalarme una sobra

o completar lo que el otro no pudo hacer.

La resaca diaria

ponzoñosa

es el eco solitario de la habitación

la cara de mi gato

que me observa con hambre;

es conformarme con la belleza universal

y no descubrirla

a cuentagotas

en tus párpados

grises.

La resaca de vivir

es mentirme de poeta

y sólo escribirte a vos.

Lanzar piedras a tu ventana

y que no salgas.

No poder mirar

cómo envejece

tu nuevo lote de calzones

que no leas este texto.

La resaca de vivir

     es tener que dibujar

            constelaciones en el cielo

                                  y ya no hacerlo

                                       con los lunares de tu piel.

 

LA SUSTANCIA DEL SILENCIO

La música es un esqueleto

que sostiene la pesadez

de nuestra carne

y nos da una forma

no física

para identificarnos

en medio de la constante

          deformación

del espacio

y de los sonidos

que configuran

el eco de la realidad.

El músico es un soldado cósmico

al servicio de la languidez

del silencio

            

          y yo un náufrago

          que se sostiene

          en la sustancia

          de esa nada.

 

DE TODOS LOS LOROS

aquel que no repite lo que decimos

ni piensa aquello que pensamos

está condenado al olvido.

Por ello el mundo está lleno

de amores enjaulados y

de aves exiliadas que vuelan desplumadas

en un abismo de dagas.

La poesía es un puerto

para alas sangrantes.

APUNTES SOBRE EL TRABAJO

El trabajo hará de ti un hombre, libre y digno

                 -me decían-

Lo recuerdo ahora,

atado a mi computador,

cuando el reloj ha marcado

las 03:40 de la madrugada

y mi chica gime

                  en otra cama.

 

Alexander Ávila Álvarez. Ecuador, 1986. Escritor, psicólogo y músico. Ha publicado en “Oniria Cia. Ltda.” (Mecánica Giratoria, Cuenca, 2014), “Apuntes sobre el Incendio” (Ninacuro Cartonera, Cuenca, 2013); así como en varias revistas de literatura tanto digitales como físicas. Finalmente, dirige el proyecto “Luna Verde Editorial Independiente”, en la ciudad de Macas.

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario