POE+ DE AURELIO MACÓ

Resultado de imagen para AURELIO MACÓ

PARA UN POETA CURSI

Escribe siempre

Lo que sientas

Llorar, tal vez, podría servirte de algo.

Pero advertencia:

Nadie será responsable

Si tu corazón atravesado por una flecha

Apunta el arco hacia ti

Y te dice:

Goodbye quinceañero.

DE QUINCEY DECLARA

A favor
de la belleza

hay
asesinatos ejemplares
que no volverán
a repetirse:

aplastar una mosca
en una cicatriz

por
ejemplo.

UNA REIVINDICACIÓN DOMINICAL

padre, usted entiende: nunca he creído en Dios
pero creo en la cerveza

no creo también en la factibilidad de las liturgias
pero en cambio creo en el efecto del clonazepam

tampoco, padre, creo que esta actitud
poco patriota/ poco jesuita
sea obra negra exclusiva mía o del demonio

pero algo hay de cierto en esa hipótesis

no creo en la tv, por ejemplo,
pero sí que disney channel
siempre fue un padrastro severo para mí

y sin embargo
me enseñó entre otras cosas
que estar borracho es mi único estado espiritual

A UN POETA CASERO

Aún te faltan escribir los mejores poemas de tu casa

y, sin embargo, piensas que de tu cuarto a la cocina

estás nominado como el poeta más decente,

que, del jardín a la azotea, el perro y las hormigas

dan por hecho que tú eres el Pulitzer futuro

y que, en la sala,

los muebles y la radio

esperan ese libro que honre tus días sin quehacer.

Aún, es cierto, te faltan escribir primero los poemas al amor,

pero la crítica, aseguras, no siempre te es tan favorable;

ayer en el baño, por ejemplo,

el sarro percibió tu falta de malicia

y una cucaracha en el acto

reseñó tu último poema y lo dejó ilegible.

A ti, en cambio, a veces eso te parece un tanto baladí.

Escribir un verdadero poema, dices,

no debe ser como sufrir una censura casera;

piensas por eso en los elogios de tu abuelo

y sabes bien que sólo él te reconforta de las críticas.

Pero ser el mejor poeta de tu casa

nunca te ha sido tan fácil como piensan los demás.

Sabes que aún no has escrito el poema

que dignifique, al menos,

la vida del cátsup en el refrigerador.

ANTIHAIKÚ

 

Ronca el amo sobre la hamaca:

el perro mientras tanto

se acerca al charco de baba y se contempla.

ANTIHAIKÚ 2

Bashō somos todos:
una rana, en cámara lenta,
salta un estanque, en National Geographic.

RECADO

se me hizo

muy tarde, putita

pero

te dejé

mi cuerpo

al lado

del frasco

de mercurio

consérvalo

o tíralo

a la basura:

ya no importará

pero espero

que siempre

me recuerdes

como un buen chico

y que

no olvides nunca

que el plato

frío

de la venganza

hay que meterlo

al microondas

tres minutos

y medio.

 

Aurelio Macó (1991, México, D.F.). Ha publicado en diversas revistas y sitios web como El grito literario, Tachas, Tres pies al gato y Vozed. Está por publicar su libro La tragicomedia.

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario