POE+ DE VALENTINA SARMIENTO

Foto Valentina Sarmiento

QUE EL TORNIQUETE ROTO SEA TU LUCERO

hay un rostro viendo
al jefe de hogar rompehuelgas
y a la dueña de casa frígida
que se compran ropa americana
prestan atención a la tv internacional
faltan cuatro días para las elecciones en usa
débil por esa sobredosis de papilla, viro
en la calle todo me dice que
nadie hizo el paro nacional
las farmacias siguen abiertas
los buses de la zona E me ponen verde
demonios robados en mi banano de feria artesanal
llevo siete días con la regla
si hoy día se me corta, a ti también
te mando cortado por el Acceso Sur
que nos vean las cámaras de la unidad del tránsito
como si acabase de temblar, siete veces
los damnificados los calzoncillos
pero fue un portazo, el epicentro, los treinta minutos
que demoraste en llamar de vuelta
por estos reductos van las máquinas chipeadoras
trituran los esqueletos que nos camuflaron
no hay plátano oriental, no hay estornudo
helicópteros buscan montañistas de cartón
que nadie te cuentee con sindicatos concertacionistas
ni recursos de amparo para los sin matrícula
la organización está en prender una bengala
el humo rojo te apuñala cualquier sombra
en la espalda, al aire, a los 34 grados celsius
corre una gota por el mentón
se quiere desintegrar pero llega otra
y se arma un chorro
al pecho nos impregna todo noviembre
respiro profundo, fórmula 1 del sobreviviente urbano
nunca hay música arriba de la 226
por la ventana se hunde Departamental
un muchacho le revienta una espinilla a su amiga
pienso en las diferentes rutas hacia una casa
donde nunca me recibirían estando sobrios
cabaret de San Diego con Placer
sale un tubo de ventilación
los clientes dentro se limpian
con la cortina roja y chueca
martelé liso a falta de confort
peluquerías, comida al paso, municipio en ruinas
detenciones por sospecha en microsegundos
que apenas captura el panorama
de las ventanas en las zonas E, F, G
en este recorrido están los vivos
OFICIO UFO AGOTOK 1984 UTOPIA
palmeras dividen a los que van de los que vienen
lo suficiente como para perdernos de vista
la guagua hambrienta en el regazo materno, y yo
encantada por una comezón que nace en la nuca
termina en las uñas del último que me agarré
de aquí nadie va a sacarles con baldes el barro
cuando se desborde el Mapocho
esta provincia no es un resfrío de verano
a qué hora pasa la basura, dónde dejo las bolsas
recolectando mallas verdes, digo
para ocultar esto que todavía
no se me termina de construir
que tengo cara de robo hormiga, me dicen
el sol no baja ni con agua perra
en la parroquia hablan de los últimos días
hay desvíos desde Serena con Yungay
hasta Coronel con San Gregorio
una polilla vuela de estampía en los asientos
la señal, tengo que estar de bruces esta noche
pero seguimos paralelos contando sílabas
la sabiduría de una bachata bien pegada
porque yo soy una nena y sí te puedo mirar
qué me importa a mí esa cosa que dices que te da
toco el timbre, me bajo
es la calle, una sola, ella
decido buscar una mirada tan hiriente
que te haga frenar la bicicleta en la caletera
antes de llegar al paso nivel
porque medio kilo no pesa tu corazón
llámalo como quieras
todo es tan cascabel, todo es tan doméstico
la taquicardia no te la quita nadie
mejor camino, son quince cuadras
como si apurar el paso evapora
algo de nuestro olor, tan definitivo

 

 

TENEMOS ESTRABISMO EN LA MOCHILA

más de una semana no le da
es una picadura de zancudo
que arde por la pantorrilla
esta insolación, tan sobria
me encuentro a un fulano
de rodillas por la ruta 68
el cinturón negro rasguñado
mira, aquí estamos, la tangente
porque nos echan del Wonder Bar
nos tienen como gimoteo de armónicas
la revista pornográfica vintage
los bordes de cada página vista
nos dejan las yemas surcadas finas
de poco a la gota, somos una antología
primera edición, trescientas copias
y una dedicatoria breve
los aplausos al fondo
de una cumbia sicodélica en vivo
que se reproduce a formato mp3
quisimos ser muralismo y pasión
para cocinar un guión instantáneo
saltamos los doce pasos del héroe
sobran las quemaduras en el hombro
la paja brava se instala con morriña
y arena, espolón calcáneo
tenemos las patas negras
ya nos cansamos de ver pasar
un láser por el ojo, púa en la altura
pero más allá de Colina II módulo 5
o Guantánamo al redoble de la cadena
ron, coca-cola
revolvemos hielo en el tubo
porque nuestro experimento socialista
se pone cada vez más tibio
más sin gas
que nos traigan hojas de eucalipto
un raco que nos perfore el tímpano
porque hay lugares donde te piden
luca para poder seguir caminando
mira, aquí estamos, la peste cristal
nos revienta la refracción del punto de fuga
en los agujeros de la ruta 68
qué habitan las ramadas
aparte de sandías y melones
puede ser un canto negro de la madrugada
donde los cinturones ya no tienen color
la excavación de un cigarro suelto
de ambas generaciones, no somos una hormiga
en el sistema de posicionamiento global
mira, aquí estamos, se puede jugar al twister
con los colores de mi falda
pero el autonomismo no es verde ni morado
el desclase provoca menopausia
a los jovencitos que se dopan con paracetamol
y guardan las pantuflas al lado de la cama
por qué salieron tan cobardes estos hijos del milenio
preguntamos, a las rocas levitantes de Las Chilcas
mira, aquí estamos, con la mochila chueca
nos hace simbiosis por el dorso
en el recuerdo del río Maipo me salpico
la cicuta de quienes quedan atrás
abrochar los zapatos o pedir sencillo
para invitar a unas cervezas donde no nos echen
no somos la niña en pañales que sujeta la mano de su madre
esperando locomoción, o que el esfínter aprenda
una forma diplomática para desembocar
por la cuneta del Pacífico sur

 

SIN DEUDA Y CON DEUDA

cómo te describo el color de una malla
que puede contener papas o cebollas
ropa usada por alguna niña
que ya creció o que ya está muerta
entretejido de nylon, embrutecido
un rosado a punto de reventar
y se apoya contra la reja verde
habitual perímetro en estas plazas
cuando a las concesionarias no les queda otra
que poner un poco de pasto en los agujeros
vórtex de la autopista y sus accesos
retornos hacia el poniente
contra desvíos por la 78
prismas cóncavos para un haitiano exhausto
sentado en la posmodernidad
examina su pistera pinchada
en el campo clausurado, menos negocios
con pocos perros y sin basureros
cae la manta dorada, el viento se levanta
un astro de miel occiso
nos deja el iris en alta definición
todos los ojos son cafés a esta hora
y la copa de agua es un monumento
a los lugares por donde jamás caminaremos
estilando, de las manos, enamorados
en anotar los números telefónicos
se memorizan cada aviso
de compra o venta
con deuda y sin deuda
y se responde, en voz baja
cuántas máquinas betuneras
se necesitaron
para hacer de estas quince cuadras
una residencia
con un émbolo
por abajo
son las costuras que dan comezón
piedras ensartadas en las suelas
a presión
estamos más afuera que adentro

 

KILÓMETRO 31 EL MANZANO RETORNO

esta cuesta es casi tan asesina como tú
y no creas que es muy fácil para mí
estar contigo esta noche
y no me pidas que te perdone las tres veces
que me has negado antes del próximo peaje
amante mía, costilla y esperma
eres la muchacha de los sueños de alguien
mírate, en posición de aborto
con las puertas abiertas
escupe a todos del paraíso
que hubo un apagón, falla sistémica
total y programada en los cielos
en los recuerdos del hambre
con cuánto llegamos a la próxima frontera
no podemos toquetearnos en un bus semi-cama
y estamos en Batuco, somos el coágulo del santo cuerpo
no queremos manchar la piedra blanca
pero tocarías el cuello de mi útero
con la yema de tu cordial
para saber qué está pasando acá
dentro mío ya no hay nada
de esas historias y esas gentes
que advertían a las niñas
no subirte al manzano con la regla, que lo vas a secar
dime, corazón, te sequé a ti
y dónde están las semillas del tiempo
o nos dejé pálidas al borde de esta ruta
deseando lo que fue de este kapo
estrujado con la bombilla afuera
que aún hace curvas en la curva
del camino y nuestra conversación

 


VALENTINA SARMIENTO (Puente Alto, 1997) Estudiante de Filosofía de la Universidad de Chile. Ha participado en talleres con Gustavo Barrera, Juan Carreño, Gladys González, Carlos Cardani, entre otros. Su obra se ha publicado en partes dentro de fanzines y antologías. Actualmente prepara su primer libro.

https://jampster.cl

Deja un comentario