El ave que caza como un misil a más de 300 km por hora

La estrategia del halcón peregrino para capturar presas que cambian de dirección durante el vuelo

En la naturaleza, hay veces en las que la belleza se mezcla con la muerte. El halcón peregrino, el cazador más rápido del mundo, es capaz de capturar presas que cambian de dirección al vuelo en un picado a más de 300 km por hora, una maniobra espectacular que solo es posible a esas velocidades. Si el ataque fuera más lento, el pobre pajarillo se libraría de convertirse en cena, según han concluido investigadores de las universidades de Groningen en Holanda y de la de británica de Oxford.

 
Un halcón peregrino (trayectoria azul) a punto de interceptar un estornino común (trayectoria verde) que maniobra erráticamente para evadirlo
Un halcón peregrino (trayectoria azul) a punto de interceptar un estornino común (trayectoria verde) que maniobra erráticamente para evadirlo – Robin Mills

 

Al colocar cámaras de vídeo y rastreadores GPS en halcones peregrinos, el equipo había descubierto previamente que estas aves atacan a sus presas usando las mismas reglas que los misiles hechos por el hombre. Pero no se sabe por qué los halcones eligen atrapar presas lanzándose desde grandes alturas a velocidades más rápidas que cualquier otro animal. Tal comportamiento arriesgado seguramente exige extraordinarias demandas físicas y cognitivas.

Para investigar la estrategia del halcón, los investigadores construyeron una simulación computarizada basada en la física del vuelo de las aves que enfrenta a los halcones con las presas. La simulación incorpora la aerodinámica del vuelo, cómo las aves aletean y pliegan sus alas, cómo los halcones perciben a su presa y reaccionan a ella y cómo los halcones atacan como un misil.

Técnica especializada

Al ejecutar la simulación millones de veces, variando la estrategia de ataque del halcón cada vez, los investigadores demostraron que las inmersiones a alta velocidad permiten a los halcones producir fuerzas aerodinámicas mucho más altas para maniobrar, maximizando así sus posibilidades de capturar presas ágiles.

Aún así, la simulación mostró que las inmersiones a alta velocidad requieren una dirección muy precisa para que un halcón ataque con éxito, lo que revela que su técnica de caza altamente especializada.

«Nuestras simulaciones revelan por qué los peregrinos han evolucionado para bucear desde grandes alturas y a velocidades más rápidas que cualquier otro animal», dice Robin Mills, autor del estudio e investigador en Groningen. «En última instancia, nuestro objetivo es comprender la ‘carrera de armamentos’ entre los depredadores aéreos y sus presas, que ha llevado a las aves rapaces a convertirse en algunos de los animales más rápidos y ágiles de la Tierra». La investigación ha sido publicada en PLOS Computational Biology.

http://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario